En Japón no se conforman con cultivar arroz, además les gusta convertirlo en un arte, y el campo se convierte en un lienzo improvisado en el que pueden verse dibujos de todo tipo