Ángel Haché no está con nosotros en el plano físico, pero su legado material e inmaterial permanece vigente. En su prolífera carrera, el arte de la plástica fue su niña mimada y el sentimiento en sus obras así lo revela.

Por eso, el Centro Comercial Galería 360, como apoyo al arte y la cultura, inauguró la exposición de dibujos del año 1981: “Homenaje al Cine, Blanco y Negro”, que cuenta con el patrocinio del Ministerio de Cultura, el Museo de Arte Moderno y Elsa Núñez viuda de Haché, con dirección del coreógrafo y productor Guillermo Cordero y la colaboración de Arte Español.
 
Una apreciación de cerca

Los 30 dibujos hechos a mano –con lápiz sobre papel–, al verlos con detenimiento nos impresionan por la calidad de cada trazo convertido en imagen.

De ahí que los paneles que los albergan sean un espacio para admirar al actor-dibujante, quien a través de estas obras nos cuenta parte de la historia y contemporaneidad del séptimo arte.

El crítico de arte Abil Peralta Agüero afianza esta apreciación al explicar que en sus dibujos Ángel Haché “se expresó con una escritura visual puramente kinestésica y narrativa, impregnada de un lirismo poético que yuxtapone en un solo espacio de tiempo cinematográfico, magia, ternura y violencia, dentro de una simbiosis de expresión puramente plástica en la que sin descuidar la semántica de sus dibujos declara demostraciones de que en él República Dominicana tuvo a uno de sus mejores dibujantes”.

“Lo válido de esta afirmación crítica no es nuestro particular criterio sobre el producto artístico que nos ofreció Ángel Haché, sino el testimonio estético que nos expresa cada una de sus obras en su individualidad y en su carácter interactorio entre una y otra pieza, como si se tratara del rodamiento secuenciado de la historia y contemporaneidad de lo mejor del cine a lo largo de toda la historia”, agregó.
 
Ángel Haché (1943-2016)

En la apertura de esta actividad cultural, su esposa, también artista, recordó que Ángel Haché fue un polifacético artista dominicano: actor teatral y un fino dibujante. Su carrera artística fue una suma de sucesivos encuentros con la escena y la acción dinámica del dibujo anatómico. De esa doble vertiente de expresión artística nació la exposición individual de sus dibujos, titulada: “Homenaje al cine, primera parte”, la que con justeza tuvo como merecido escenario a la Galería de Arte Moderno.

Por muchos años se siguieron los pasos y presencia de Ángel Haché en las artes plásticas dominicanas, y lo cierto es que sus manos creadoras nunca estuvieron tan expuestas al desafío y a la conquista como lo hizo con esta excelente individual en la que expuso un conjunto de dibujos que son la más fiel expresión de la atmósfera y naturaleza histórica y dinámica del séptimo arte.