Como es su tradición navideña en los últimos años, Alex Ferreira regresó a Santo Domingo para compartir con su familia el asueto de fin de año y ofrecer su último concierto del año.

El lugar escogido fue la sala de Casa de Teatro, escenario donde tantas veces ha deleitado con su talento al público que lo sigue. Debido a la gran demanda, el concierto pautado solo para el 15 de diciembre, tuvo una reposición anoche, martes 22.

En un ambiente íntimo, simulando una fresca galería, con el verdor de las plantas y luces tenues, Ferreira repasó lo mejor de su repertorio y dio a conocer los temas de su nueva producción “Cinema Tropical”.

Pasadas las 9:00 de la noche, con su peculiar afro y vestimenta sencilla, Alex subió a escena e interpretó a capela la canción “Cambio”, robándose de inmediato los aplausos del público.

La guitarra acústica reinó en los siguientes temas que incluyeron “Alguien como tú” de su nuevo disco y “Sonrisa valiente”, contenido en “Un domingo cualquiera” del año 2010.

El recital se tornó más movido y alternando la guitarra eléctrica con la acústica, el compositor de “Dulus Dominicus” cantó “Ay paciencia”, “Ícaro”, “Take me to my little island”, “Sabiduría barata”, “Real”, “Naturaleza”, “En una nube”, entre otras.

El artista en todo momento se mostró receptivo con los presentes, conversaba con el público y respondía en tono jocoso a los comentarios que le hacían.

Alex contó con el apoyo de otros artistas y tuvo invitados de lujo. El cubano Alexandro Seguí fue el primero en escena y juntos versionaron la clásica “Quizás, quizás, quizás”, escrita en 1947 por Osvaldo Farrés.

Junto a Vicente García le puso sabor a la noche con la bachata “Arroyito cristalino”. El toque femenino vino de la mano de Nicole Santiago y Mariela Pichardo, quienes maravillaron a los presentes con sus voces y dotes musicales.

Ferreira aprovechó el escenario para presentar, además, su nuevo proyecto, la agrupación “Frente Caribbean”.

Otros canciones que marcaron la noche fueron “Me pierdo contigo”, tocada con el ukelele; la versión de “Hot Line Bling”, popularizada por el rapero canadiense Drake y el homenaje a Luis “Terror” Díaz con “Ay ombe” y “Marola”.

Tras cantar “Mala maña”, el recital finalizó con el corazón de Alex “rodando por la escalera”, dejando a los presentes con ganas de más, ya que a coros solo se escuchaba el llamado de la audiencia que pedía otra canción más.

PD: En este concierto solo faltó el olor a salitre y unos flamencos volando para completar la atmósfera maravillosa que se creó.