“El dominicano es divertido por naturaleza”. Con esas palabras describió la abogada y conductora del programa “Caso Cerrado”, Ana María Polo, su experiencia tras las visitas que ha realizado a República Dominicana, en las que dijo ha conocido más lugares que muchos nativos del país.

“Siempre me encantó República Dominicana porque siento que es una tierra de gente divertida. El dominicano es divertido en su naturaleza, su música es divertida, el merengue, la bachata”, refirió en “La Entrevista” con Dafne Guzmán desde el set de “Caso Cerrado” en Miami, conversatorio que se transmitirá este domingo 18 de septiembre a las 10:30 de la noche por Teleantillas, para una entrega más de este espacio de temporada que casi llega a sus capítulos finales.

Más de siete mil casos judiciales han sido atendidos en el espacio televisivo de Polo. De los dominicanos ha tenido los más ocurrentes, narra, pero también los que más le han hecho enojar. Recordó a un criollo que llevó a su sobrina a Estados Unidos con el fin de prostituirla; a él le arrojó un vaso de agua, algo que se convirtió en noticia.

Consciente de su labor en más de 25 años de ejercicio, de carácter fuerte, dice que al contrario de lo que muchos piensan, no anda juzgando a todo el que tiene en frente.

De Cuba salió hace 55 años y, aunque le duele su tierra, asegura que no volverá a ella a pesar de los recientes acuerdos económicos, porque entiende que todo es una “farsa”.

 “Yo pienso que todos estos cambios son una farsa, no son reales. Son reales a cierto nivel, pero no son reales al nivel de mis creencias y de mi pueblo. El pueblo sigue hambriento, sigue necesitado, aunque haya cierto nivel de personas que se esté beneficiando”, señaló. Sobreviviente de cáncer de mama, activista, lucha para que cada día más mujeres entiendan la importancia de los chequeos rutinarios para la prevención, así como la creación de la cura de la enfermedad mortal.