El amor al arte, literalmente, les activó la necesidad de actuar a dos destacados artistas del teatro, Viena González y Claudio Rivera. Y como resultado, en 1991 hicieron realidad un ambicioso proyecto: “El Guloya”, la casa que acoge a todo el interesado en las artes escénicas, ¡a todos!, sin restricción alguna, y con las puertas abiertas a la diversidad de creación.

Claudio estudió teatro en Cuba y Viena se dedicaba a la danza (y más tarde también recibió formación en La Habana). Ambos sintieron el impulso de trabajar en teatro con una visión distinta de la que se practica en ese entonces en el país: el teatro grupal, lo que implicaba una visión y lenguaje teatral particulares. Tras esa vocación surgió “Guloya”, una labor múltiple de gestión que abarca la parte docente, la investigativa y la escénica.

Pero esa “casita” de la Arzobispo Portes 205 en la Ciudad Colonial, locación que acoge al teatro alternativo, no estuvo hasta 2007. Un año antes, tenían un pequeño local en Gascue, pero antes de tener casa, subsistían con presentaciones en distintas salas de la capital, hasta llegar al punto de hacer teatro itinerante o “Delivery”.

¿Por qué “Delivery”?

Porque el deseo de hacer arte los motivó a llevar sus obras a casas particulares y lugares abiertos, con el único fin de tener en “escena” las historias que el cuerpo les pedía encarnar y contar. Desde su actual sede realizan diversos festivales abiertos, conversatorios y una de sus características a destacar: mantienen en cartelera montajes fijos con obras desde 1994, como Flor de mayo, un monólogo inspirado en Cien años de soledad.

Una batalla de dos décadas y media

“Con altos y bajos”. Así describe estos años Viena González y dice que, sin “ser malcriados”, han hecho lo que querían con las artes escénicas: “Desde un principio nos criticaron el nombre, por ser un país que no quiere saber de los negros y nos decían que no íbamos a conseguir patrocinio…Pero fuimos persistentes y desde el primer momento el público nos ha apoyado y hemos evidenciado la semilla de una creación propia.”

Y a pesar de que nunca ha sido fácil, como los períodos del “Delivery”, han representado al país en diversas ocasiones al nivel nacional e internacional, recibiendo premios y nominaciones por sus espectáculos.

Y claro, hubo un momento en que dijeron “cerramos”, pero González cuenta que unas almas piadosas hablaron con el ministro de Cultura de turno, en ese momento José Rafael Lantigua, y le pidieron que la institución asumiera el pago del local y otros gastos.

Lo peculiar de éstas ayudas es que no son fijas –un mes llegan, otros no–,  y por tal motivo, la actriz explica que viven una situación económica complicada, ya que la boletería del teatro no genera lo necesario para el mantenimiento del espacio cultural.

Reclamo

“Esporádicamente llegan las ayudas, y cuando estoy con las deudas hasta el cuello se complica todo. Tenemos desde el 2006 depositando, religiosamente, todos nuestros datos (CV, memorias, la forma del proyecto, etc.) al Ministerio de Educación y al Ministerio de Hacienda,  donde se someten los proyectos de las asociaciones sin fines de lucro para que nos pongan en el presupuesto nacional y no ha habido manera de que nos tegan en cuenta”, nos dice.  

Mientras, se siguen manteniendo de la boletería y algunos patrocinios privados.

“Teatro por un Tubo” celebra el aniversario de plata

La novena edición de “Teatro por un Tubo”, el Festival del Micro Teatro Dominicano, este año ha sido dedicada a sus 25 años de trayectoria teatral  y se está realizando hasta el próximo domingo 20 de marzo desde las 7:30 de la noche con diversas funciones en su sede de la Zona Colonial.

Pero, ¿qué es Teatro por un Tubo?

Es un evento multidisciplinario donde se puede disfrutar y apreciar el trabajo de distintas generaciones que se han dedicado al oficio del quehacer teatral. Este año cuenta con una variedad de propuestas escénicas donde se ponen de manifiesto el teatro, la danza, la danza teatro, la acrobacia y la narración oral.

Tendrán disponibles 11 piezas de micro teatro a cargo de 29 artistas, donde se destacan Paula Disla, Henry Mercedes y Senia Rodríguez con el Teatro Popular Danzante. También participarán diferentes grupos teatrales como Teatro Cimarrón, Otro Teatro, Anacaona Teatro, y Nacitus Teatro, entre otros.
Estas puestas en escena abordan la diversidad estética y de contenido, y la interacción entre generaciones de profesores y alumnos. Además no se están presentando en una sala de teatro, están realizando un recorrido por toda la casa Guloya, simultáneamente. Unas se presentan en el techo, otras en el patio, y así.

Obras a presentarse hasta el próximo 20 de marzo:

Movimiento censurado, a cargo de Tesence Circo Teatro; Psiquis, de Paula Disla; La orgía de las viejas, por Nacitus Teatro. Otro Teatro presenta las piezas Para eso son las amigas, Una noche de romance y Atrapada.

Ojoluna Teatro presenta la pieza Laberinto; la narración oral hace presencia en la pieza Déjame que te cuente de Anacaona Teatro. Teatro Cimarrón presenta Oh Macbeth. El Teatro Popular Danzante a cargo de Senia Rodríguez presenta la pieza A Solas y el Teatro Guloya presenta una escena de la obra La vida es sueño.