“No importa lo duro que trabajes o que tan calificada estés, al final del día, no eres un hombre… ", así comienza el mensaje de Jennifer Lawrence