La noche del pasado sábado 30 de enero, los asistentes a la sala principal del Palacio de Bellas Artes tuvieron la oportunidad de presenciar un concierto ameno, divertido pero cargado también de las más sensibles emociones humanas, transmitidas por la cantautora Covi Quintana.

El espectáculo denominado "El invento" tuvo el nombre más atinado.

Nada más entrar al lobby, un hombre disfrazado del tiburón que popularizó Kathy Perry durante su presentación en el pasado Super Bowl daba la bienvenida a los presentes, mientras éstos recibían una carta impresa en una hoja amarilla (el color favorito de Quintana) en que la cantante agradecía el respaldo recibido.

A las 9:30 de la noche las luces del escenario se encendieron y, sobre un fondo blanco y negro, una boca masculina dictaba de manera jocosa las “normas de convivencia” durante el concierto que ponía fin a una gira que había llevado a Covi a presentarse en Estados Unidos y varias ciudades de República Dominicana, como Punta Cana, La Romana, Santiago y Puerto Plata.

La entrada de Estefanía Covadonga Ruiz Quintana, nombre real de Covi, también fue atípica.   

Con un vestido negro, chaleco hecho en casa y unos tenis blancos, la compositora de “Poquito a poco” bajó las escalinatas de la sala y entonando a cappella las primeras notas de “Imaginación” hizo que el público de la platea se volteara para verla.

Ya sobre la tarima, con unas visuales de Oompa Loompas desplegadas en la pantalla que cubría todo el escenario, cantó “Amor, amor”, primer sencillo promocional de su más reciente producción.

“Señores, buenas noches. Estoy un poco sensible hoy. Creo que la situación lo amerita. Gracias por venir”, expresó la cantautora justo antes de interpretar “Contigo quiero todo” y que una explosión de color, sandías y estaciones subterráneas de un metro ocuparan la pantalla.

Así, entre videos con palmeras, turistas bailando a orillas de la playa y fiestas de merengue en la era de Trujillo, la artista domínico-española cantó “Antes”, “¿Quién eras tú?”, “Darte lo que soy”, “Ven”, “Ojalá” y otras.

El invento contó con el joven talento dominicano Pamel como invitado especial, quien tomó la guitarra de Covi y juntos –y en total complicidad– entonaron “Te quedarás”, en  uno de los momentos más memorables de la presentación.

Seguidamente, Covi contó que en tan solo 15 minutos compuso la canción “Mi lado del sofá” y con los sentimientos a flor de piel, la interpretó de manera magistral.

“Este ha sido uno de los mejores días de mi vida”, exclamó Quintana, quien en cada oportunidad agradecía que el público coreara sus canciones  y a punto de llorar de felicidad en varias ocasiones.

¿Se imagina usted que desde el balcón caigan inesperadamente rollos y más rollos de papel de baño?  

Pues esto también ocurrió en este “loco” invento que resultó tan acertado para la carrera de Covi, quien igualmente sorprendió a los asistentes al lucir un traje de pequeños espejos y dar vueltas sin parar como una bola de disco humana para luego desaparecer de la tarima.

Ante la insistencia del público pidiendo otra canción, Covi regresó al auditorio y solo con su guitarra acústica se despidió a las 11:10 de la noche con la canción “Aquí estoy”.

Otros temas como “No es casualidad”, “Luz de ciudad”, “Y si tengo”, “Soy” (primer sencillo que la destacó en la radio local) y “Bésame suavecito” estuvieron incluidos en el repertorio compuesto por 20 canciones en total, con  la banda conformada por Isaac Hernández en la guitarra, Joel Berrido en el bajo, JV Olivier en la batería y Ezel Féliz en los teclados y sintetizadores.