Cinco días  han pasado del concierto “Alex Matos and Friends” en el Grand  Theater del FoxWood Resort & Casino en Connecticut, y  Matos sigue emocionado.

En este importante lugar cumplió con el propósito de compartir escenario con populares figuras intérpretes salseros como Pakolé, Raulín Rosendo e Ismael Miranda.

Dominicanos, cubanos, costarricenses, colombianos, mexicanos y de otras nacionalidades se dieron cita para disfrutar de este concierto donde el público se rindió ante la propuesta del salsero dominicano.

Sentada en primera fila, la madre del artista, invitada de sorpresa para él, lo aplaudía y en ocasiones lloraba al ver la reacción del público hacia su vástago.

El humor se hizo presente con las ocurrencias del dominicano Ruperto Vanderpool,  quien interactuó en tres ocasiones con Matos, una de ellas personificando al bachatero Anthony Santos para interpretar el featuring que el joven salsero hizo con el popular bachatero.

Un excitado Alex Matos agradeció el apoyo que estaba recibiendo en su carrera, tanto del público como de su equipo de trabajo. “Gracias de corazón por darme la oportunidad de cantarles esta noche en este escenario. Quien no se atreve a dar un paso como éste no triunfa. Lo hice porque cuento con Dios, con ustedes y con mi equipo de trabajo”, expresó.

“Alex Matos and Friends”  fue la plataforma para el intérprete demostrar que cuenta con el potencial suficiente para convertirse en el salsero dominicano de la nueva generación con credenciales internacionales. Así lo dejó establecido con el gran final en que un público de pie interpretó, bailó y lo despidió con “Lo malo se va bailando”.