¿Te te has fijado en que la cantante y actriz mexicana Thalía siempre tiene una sonrisa en los labios? Pues te diremos que no es casualidad. Y no es consecuencia de tener una vida fabulosa y mucho menos de no tener ningún problema. La también empresaria y escritora hace un esfuerzo diario y consciente para mantener ese estado de ánimo. En un artículo publicado por ella en el sitio web PopSugar.com, del cual es colaboradora, Thalía asegura que en tiempos tan convulsos como los que vivimos hoy día, donde la violencia, la desigualdad, los desafíos sociopolíticos y medioambientales son el pan de cada día, es papel de cada persona trabajar en su propio bienestar. Una manera de hacerlo, explica la diva mexicana, es rodearnos de las cosas que nos hacen felices.

Esto, según su propia experiencia de vida, es clave para mantener una actitud positiva en medio de las adversidades. ¿Cómo se logra? Aquí tres de sus prácticas para conseguirlo, descritas por ella misma.

Un diario de la felicidad
Coloca un cuaderno en la mesa de noche cerca de tu cama y, cada noche, antes de dormir, escribe cinco cosas que te hayan hecho feliz ese día. Puede ser: la sonrisa de tu hijo (a), que alguien te cedió el asiento en el autobús, que un compañero de trabajo te comprara el café, que un vecino ofreció llevar los niños al colegio por ti, etcétera. Identificar esas cinco cosas alegres y positivas en tu vida diaria entrenará a tu cerebro y, con el tiempo, empezarás a mirar el vaso medio lleno, en vez de medio vacío, con más frecuencia.

Sal de tu zona de confort
Piensa en algo completamente fuera de lo habitual, algo que nunca hayas hecho, y hazlo. Se espontáneo. Baila en la lluvia. Salta en la piscina con la ropa puesta. Vuelve a la vida, se auténtico y rompe tus propios límites. Deja de preocuparte por lo que los demás pensarán de ti. Cuando mires atrás, recordarás esos momentos fuera de tu zona de confort con una sonrisa.

Saca tiempo para ti
Las madres, como yo, hacen varios trabajos a la vez y tienen parejas con las cuales pasar tiempo, así que la vida puede volverse abrumadora. Los diferentes “sombreros” que debemos usar diariamente drenan nuestra energía, y empezamos a sentirnos ansiosos, tristes y perezosos. Busca un día en la semana para pasar tiempo contigo mismo. Saca tiempo para las cosas que te gusta hacer y agrega un poco de mimo a esa mezcla. Bloquea de dos a cuatro horas para relajarte y ve a tomar café con tus amigos, ve al salón, tómate un baño largo y relajante, da una caminata o corre escuchando tu música favorita. Debes ser firme. Es un compromiso que estás haciendo contigo mismo, así que inclúyelo en tu agenda, de la misma manera que pones reuniones, citas médicas, las actividades de los niños… y planifica todo lo demás en torno a eso. Recuerda, el tiempo para ti es importante cuando quieres mantener o desarrollar una actitud positiva.