La misión era entretener al público, pero el derroche de energía y la entrega que manifestó hacia los presentes hicieron que el cantante Enrique Iglesias gozara de su propio concierto más que cualquiera de las aproximadamente cinco mil personas que abarrotaron el anfiteatro de Altos de Chavón en la noche del pasado sábado.

La espera se hizo larga y al final valió la pena. Una lluvia incesante amenazaba con impedir el disfrute del astro español y su “Sex and Love World Tour”.

Justo a las 10:52 de la noche, las luces del escenario de Casa de Campo en La Romana se apagaron y vestido con jeans negros, camiseta roja y una gorra gris, Enrique interpretó su primera canción, “I’m a freak”, a la que le siguieron los éxitos “I like how it feels” y “No me digas que no”.

“Buenas noches, República Dominicana. Muchas gracias por estar aquí”, dijo Iglesias al finalizar la rumba flamenca “Bailamos”. El artista se disculpó por el retraso en el show ya que estaba pautado para iniciar a las 8:30 de la noche.

Posteriormente, el intérprete de “Experiencia religiosa” se sentó junto a sus músicos, dos guitarristas, un bajista, un percusionista, un baterista, un pianista y una corista y en un ambiente íntimo y de tranquilidad cantó “El perdedor”, que originalmente hace a dúo junto a Marco Antonio Solís (El Buki).

Aunque ha reconocido públicamente que no tiene grandes dotes de bailarín, Enrique no se avergonzó a la hora de mover las caderas y bailar bachata sobre el escenario al interpretar “Loco”.

Con mucha emotividad, recordó una anécdota de cuando fue a un concierto de Juan Luis Guerra cuando apenas tenía 12 años y contó cómo se propuso que algún día cantaría una canción junto al músico dominicano.

Como Guerra no pudo estar presente, Daniel, un camarero de 36 años y oriundo de La Romana, fue el elegido entre los presentes para compartir un brindis de ron y juntos entonar “Cuando me enamoro”, un momento muy jocoso ya que el joven no sabía qué hacer.

Tras un cambio de vestimenta, luciendo una camiseta blanca, Iglesias continuó con el repertorio de la noche: “Be with You”, “Scape” y “Tonight” (I’m Lovin’ You), moviéndose constantemente por la tarima, dándole la mano a los fanáticos y hasta tomándose fotos y videos con los teléfonos de los asistentes.

Luego de una hora de euforia y alegría y tras una pausa de tres minutos, los músicos retomaron el escenario para que el intérprete cantara a todo pulmón los temas imprescindibles en este concierto.

Mucho sorprendió que al interpretar “Hero”, Enrique no invitó a una chica del público como ya es tradición en cada uno de sus conciertos.

A esta canción le siguió el megahit “El perdón”, popularizado junto al boricua Nicky Jam y “Bailando”, la canción que rompió récords en Youtube logrando superar los mil millones de visitas y cuyo video junto a Gente De Zona y Descemer Bueno fue grabado en nuestro país.

Tras la interpretación de 14 exitazos, al menos una docena de globos blancos gigantescos grabados con letras negras que decían “Sex and Love” cayeron del cielo y pusieron fin a la fiesta de Enrique Iglesias a las 12:15 de la madrugada bajo el ritmo de “(Baby) I like it”.

Contraparte

La joven dominicana Marielle Hazlo fue la encargada de dar apertura de la fiesta de “sexo y amor” de Enrique Iglesias.

Acompañada por seis bailarinas y con un show de 12 minutos, la cantautora de 24 años interpretó tres canciones cuyos ritmos variaron desde la rumba flamenca, al reggae y música disco.

¿Hacia dónde sigue la gira?

Después de República Dominicana, Enrique continúa el viaje esparciendo “Sex and Love” por Argentina, Bolivia, Perú, Rusia, México y Portugal.