Escuadrón Suicida era una de las cintas más esperadas del verano pero luego de recibir de las peores críticas de la historia, además de sus problemas de proyección en México, el filme parecía estar destinado al fracaso.

Sin embargo, El escuadrón le ha dado vuelta a la situación y ha demostrado que tal y como sus creadores la describían, es una cinta hecha para satisfacer a sus fans.

El largometraje ha recaudado 135 millones de dólares en Estados Unidos durante los primeros días de su estreno y un estimado de 132 millones de dólares alrededor del mundo, llegando a la suma de 267 millones de dólares.

Estos resultados de taquilla son un triunfo para el actor Will Smith, quien interpreta a Deadshot en la cinta y quien, con este récord, suma uno más a su carrera, pues hasta ahora su cinta más taquillera había sido Soy leyenda con una recaudación de 77.2  millones de dólares en 2007.

En entrevista con Metro, el actor confesó sus deseos de convertirse en uno de los actores más exitosos de todos los tiempos, sueño que se ha visto truncado por cuestiones familiares.

“Fue muy interesante porque yo siempre estoy tratando de encontrar algo con lo que pueda conectar mis experiencias personales con las de mi personaje. Y la encontré en algo que me pasó hace dos años y medio, casi tres.

Mira, siempre me he dicho a mí mismo que quiero ser la estrella de cine más grande del mundo pero cuando mi hija empezó a crecer —ahora tiene 15— en los últimos tres años, realmente demandó mucho tiempo y atención por lo que tuve que dejar ir mis deseos de trabajo para poder pasar más tiempo con Willow durante esa etapa crítica en su desarrollo.

Esa fue la idea que le súper impuse a mi personaje quien es un asesino con una hija que tiene necesidades que le impiden comprometerse a matar de la forma en la que él quiere comprometerse. Me pude relacionar perfectamente al hecho de estar dividido entre tu trabajo y tus hijos”.

Pero este único punto en común no bastaba para interpretar a uno de los más acérrimos enemigos de Batman, pues el actor, que no se ha caracterizado por interpretar a muchos villanos durante su carrera sino que más bien ha optado por proyectos que ensalcen los valores humanos, esta vez tiene que dar vida a un matón a sueldo que siente satisfacción por el hecho de lograr tiros letales que nadie más puede hacer.

“Con esta película me di cuenta de por qué no he interpretado tantos villanos y eso es porque no los entiendo. Ésta fue la primera vez donde me obligué a entender cómo es que una mente humana puede corromperse al punto de matar extraños por dinero. Fue una comprensión muy difícil de lograr para mí.

Trabajé con David Ayer, quien entiende perfectamente a estos personajes y a partir de ahora creo que me verán interpretar a más personajes del lado oscuro y fuera de la ley porque he llegado a un entendimiento que no había logrado antes”.

Esta iluminación, además del trabajo del director David Ayer, Smith se la debe a la documentación a la que acudió a través de los libros.

“Hay un libro llamado La anatomía de un motivo de John Douglas quien fue director en el FBI y durante 20 años se encargó del análisis de criminales, en particular de los asesinos en serie. El libro resume el perfil de todos los asesinos seriales sobre los que tuvo que trabajar. Él entrevistó a estos personajes y analizó todos sus puntos en común.

La primera línea del libro es “¿Por qué lo hizo?”, y la conclusión es que la gente hace cosas porque se siente mejor hacerlas que no hacerlas. Entonces me pregunté, “¿Por qué Deadshot se sentía bien al matar a la gente por dinero?” Y se me ocurrieron un montón de respuestas para esa pregunta: porque fue abusado, porque estaba asustado, porque quiere matar gente antes de que lo maten a él o lo hace para que todos sepan que no se deben meter con él y la razón por la que cobra por asesinar es porque tiene una hija y tiene que proveer y esto es en lo que él es mejor, y se siente súper bien hacer algo en lo que te destacas, porque puede hacer un tiro que nadie más puede hacer… ¡Uff, fue increíble! Fue muy interesante cuando descubrí toda esa psicología”.

Como era de esperarse, como resultado de tal reflexión, ahora veremos a Will Smith encarnar más villanos en sus próximos proyectos.

“Sí me gustaría interpretar a un malvado porque, ¿sabes?, cada personaje que interpretas te ayuda a crecer. Con ellos logras expandir tu comprensión de la vida y humanidad. Cuantas más personas interpretas, más lejos estás de lo que pensabas y creías y entonces más te desarrollas como artista y persona”.

Sin lugar a dudas, con cada cinta, Will Smith está más cerca de lograr su meta y por lo menos, hasta ahora, ha logrado ubicarse dentro de los actores mejores pagados, ha logrado grandes éxitos de taquilla y conquistado a la crítica con varios de sus proyectos.

Próximamente lo veremos en la cinta Bright dirigida también por David Ayer, director de Escuadrón suicida con quien desarrolló una gran química.

Multipremiado

•    Will Smith ha sido nominado a 5 Globos de oro, 2 premios Óscar y ha ganado 5 premios Grammy.