Un puerquito bebé fue abandonado afuera de un templo budista en la ciudad de Xinkou, Tianjin en China, pero no es un puerquito común y corriente, pues tiene dos cabezas y tres orejas.

Debido a su condición el pequeño no puede valerse por sí mismo, pero afortunadamente un transeúnte llamado Yang Jinliang quiso adoptarlo y brindarle los cuidados que necesita.

Cabe mencionar que el puerquito sí puede caminar por sí solo, incluso puede comer con sus dos cabezas.

Según información del diario británico "The Telegraph", el nuevo dueño de la mascota espera recibir ayuda de expertos en animales para mantener en buen estado al cerdito que se ha convertido en una celebridad en la ciudad oriental China.

En la galería de fotos podrán conocer a este simpático animalito. Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.