El documental Death by a Thousand Cuts, que trata sobre el conflicto medioambiental y social que existe en la frontera entre República Dominicana y Haití fue estrenado a nivel mundial en el festival Hot Docs de Toronto. Próximamente, será exhibido en la televisión y en muestras de cine.

El film, dirigido por el colombiano Juan Mejía Botero y el estadounidense Jake Kheel, explora las causas de la deforestación en la frontera entre los dos países, la producción ilegal de carbón vegetal y el conflicto social por la llegada de inmigrantes haitianos a la República Dominicana. Los directores del film afirmaron que tras su estreno mundial en Hot Docs, el mayor festival de cine documental de Norteamérica y uno de los más importantes del género en el mundo, Death by a Thousand Cuts, será proyectado en República Dominicana y Haití y en televisión a través de Documentales Univisión.

Kheel afirmó que el origen del film se sitúa en su interés en el Parque Nacional de la Sierra de Bahoruco, en República Dominicana y que fue el tema de su tesis en 2001.

“Empecé a entender la realidad y lo interesante de la situación: había muchos haitianos, tanto como trabajadores agrícolas empleados dominicanos, como en la producción de carbón. Pero el carbón era como un misterio”.

“Había una historia muy interesante, única en la frontera. El misterio que estábamos intentando entender era el tráfico ilegal de carbón y el caso de un asesinato de un dominicano a manos de un haitiano”, explicó Kheel, quien vivió durante los últimos 11 años en la República Dominicana.

Kheel y Mejía afirmaron que en los cuatro años que tardaron en realizar Death by a Thousand Cuts, comprobaron un empeoramiento de la deforestación en la frontera entre los dos países.

Su contenido

El filme también explora la corriente antimigratoria y antihatiana que existe en la actualidad en República Dominicana, con la aprobación de leyes contra los haitianos que se encuentran en el país. Juan Mejía Botero destacó que es parte de algo que está “pasando en todo el mundo, ya sea en Estados Unidos, en Europa o en otros países de América Latina”. El cineasta explica esta corriente por el aumento de la desigualdad social.

“Puede que la pobreza esté disminuyendo en muchos países, pero la desigualdad está aumentando. Cuando la gente se siente marginada lo primero que hace es buscar un chivo expiatorio”, afirmó.