Un estudio de la Universidad de Helsinki afirma que la gente con confesión religiosa tiene la capacidad de interpretación "de un niño pequeño".