Tres jóvenes nunca imaginaron que al subir la montaña localizada en Dublín, Great Sugar Loaf, se encontrarían a uno de sus actores favoritos, Mel Gibson.