Una organización ecologista exige la renuncia del actor, después de vincularlo en un caso de corrupción en Malasia.