La frase: “Suelo trabajar con varios cuadros al mismo tiempo, en ocasiones hasta con 15”.
Frabé Sallent Artista plástico.

La frase: “Suelo trabajar con varios cuadros al mismo tiempo, en ocasiones hasta con 15”. Frabé Sallent Artista plástico.

Sobra mencionar que la vuelta a su natal España se ha pospuesto hasta la fecha, que ha pintado más playas que cualquier costero y que mañana, 1 de diciembre, vuelve al ruedo de las exposiciones con una muestra individual de treinta obras y un bronce, titulada “A solas” (nombre que soñó) en el Museo de las Casas Reales.

¿Cómo han incidido en tu obra estos más de 20 años en Quisqueya?

He pasado de un extremo a otro. De colores pasteles y más apagos pasé a otros más cálidos. Mi obra antes de llegar a la isla era una, hoy en día es otra.

¿Las aguas del Caribe te inyectaron vida?

¡Totalmente!

Al analizar tus obras, se ve un salto del impresionismo a lo figurativo…

Sí, voy saltando de una cosa a otra. Para esta expo “A solas”, trabajé con modelos y, la verdad, me mantengo trabajando con muchas cosas al mismo tiempo. Por ejemplo, esta mañana me he despertado a las 4:00 y me puse a pintar. No es la mejor hora, me gusta en la tarde,  pero el arte se trata de aprovechar todos los impulsos y musas.

¿Qué necesitas para crear?

Tranquilidad, estar solo.  En la presentación de esta muestra sale un comentario de un compañero de universidad,  Quezada, dice: “La soledad es su musa”. Y es verdad eso, aunque para esta sí he necesitado la modelo.

¿Una sola?

No, he contado con varias y muy buenas.
 
Todos los artistas tienen sus musas. ¿Qué es lo que más te inspira o lo que siempre veremos en tus creaciones?

Siempre influye el cambio de ánimo. Las casitas que pinto, la gente dice que representan soledad. Hay modelos que te inspiran y otras que no. Ahora mismo te estoy mirando a ti y a la palmera que está detrás veo que ¡no es verde! (risas).

¿Qué es lo que más peso tiene en tus trazos, esa misma personalidad cambiante?

Puede ser. Fíjate que hay pintores que se limitan a una cosa, y no se atreven a cambiar por miedo a no vender el trabajo. A mí algunas personas me piden espaldas muy difuminadas y ya no las hago. Ahora quiero hacer otra cosa, hay que arriesgarse.

Cuando el artista empieza a pensar en economía, ¿deja de ser artista?

Creo que sí, se cohíbe, y es que vemos muchas repeticiones en cuadros de mucha gente. Considero que si voy a hacer una exposición debe de ser algo nuevo.

Ahora presentarás “A solas”, háblame de ella.

Reinan modelos abiertas, creativas y sin complejos.

¿Cómo trabajas para que estas modelos puedan fluir y conversar en un mismo salón?

No me ocupo del montaje, pero varía todo.

Pero tú como artista, perseguías una intensión…

Sí, pero no sé ni cómo contestarte. Hay momentos que tengo obras que parecerían inconclusas pero, que no puedo cargar más. Es que lo difícil es terminar un cuadro, me gusta esperar a las 6:00 o 7:00 de la noche, cuando comienza la penumbra, poner los cuadros…desaparece el color, se ponen como grises y ahí ves el equilibrio.

¿Cuándo sabes que ya debes dejarlo de trabajar?

¡Uff! A veces tengo que hacer bonches en casa, así los amigos opinan (risas).

¿A qué se debe el título “A solas”?

Lo soñé, me desperté una noche, lo anoté y seguí durmiendo.

¿Le debes tu arte a los sueños y las noches sin dormir?

Sí, yo no sé si la gente normal sueña tanto como yo. Porque tengo de 5 a 6 sueños diferente cada noche. Otros siempre son recurrentes.

¿Cuál?

EL erótico (risas). Duermo con un papel al lado. Si despiertas de repente se te va el sueño, si lo haces lentamente vas recordando.

Aunque el artista crea sin poder imponer un significado, siempre hay un diálogo que pretende crear en el espectador. ¿Cuál es el tuyo?

Antes que todo, llevo como cuatro años que no expongo en la Capital y la gente se olvida de uno. Me habría ido mejor presentando paisajes porque son más vendibles, yo no quiero eso; mi intención es que vean esta nueva etapa y series de desnudos, se vendan o no, tal como ocurrió en mi última muestra.

Es un desafío y quiero que la gente vea la técnica. Siempre pongo un libro de visitas donde los asistentes ponen sus opiniones, siempre me interesa saberlo. Algunos escriben una pendejada y otros te describen cosas, aunque sean negativas.

¿Vende el desnudo en este mercado?

No.

¿Hay un desafío?

Me gusta llegar la contraria (risas), como Ortega y Gasset, “si no, no hay diálogo” (risas).

¿Persigues el diálogo de la controversia?

No lo sé, es algo que está por ahí detrás. Paisajes los hace todo el mundo…

¿Dónde y cuándo estará expuesta?

Desde el viertes 1 de diciembre al 31 de diciembre en el Museo de las Casas Reales. La primera semana estará abierto al público hasta las 10:00 de la noche.