25 años le han bastado para caer fuerte y levantarse como un joven exitoso. Para nadie es un secreto que el artista boricua salió de las calles y tuvo unos años involucrado con el vandalismo. Pero su mayor victoria ha sido resurgir del lado oscuro y posicionarse como uno de los empresarios musicales más exitosos del actual mercado del entretenimiento.

Con expresión tímida, su brillante camiseta y los más de dos docenas de tatuajes que lo acompañan de por vida, llegó a la entrevista con sus guardias de seguridad y el arrastre de algunos fans que lo interceptaban para solicitar el “selfie” que todos buscan con los famosos.

Dice que viene acompañado de Dios, los ángeles y familia, y dan testimonio de ello sus diseños en el brazo izquierdo, lugar donde asegura da lugar a sus seres queridos y creencias.

Se sentó, sin pose alguna, como si hoy el éxito no lo hubiera tocado y como si sus recientes galardones al “Mejor Artista-Región Norte” y “Mejor Video” por su colaboración con Chino y Nacho en “Me voy enamorando”, durante los Premios Heat de HTV, no le hubieran inflado, en lo absoluto el ego.

Farruko, quien también asistirá a los Premios Juventud este mes de julio y para los cuales está nominado en tres categorías, habló con MetroRD sobre su nuevo tema “Chillax”, sus creencias y lo que ha significado el “sentar cabeza”.

Dominicana ha estado presente en tu trabajo y has colaborado con el Alfa y El Mayor. ¿Hay más planes de colaboraciones?

Soy muy fanático de la música dominicana. En mi lista personal de canciones tengo música de la isla. Sigo con los proyectos y grabé en abril con Mozart el remix “Primero que Kanye”; estamos haciendo una colaboración nueva con el Alfa en un disco romántico, y Luis Vargas hizo el mes pasado una remezcla en bachata de uno de mis temas. Estoy muy cercano a la música en dominicana.

¿Te atreverías a involucrarte en otro género de los nuestros?

Si se da la oportunidad me encantaría. Nunca he descartado la idea. Nunca he perdido la esencia de mi género, aunque coqueteo con otros.

Para este verano lanzaste “Chillax”

“Chillax” lo  hice a   dúo con Ky-Mani Marley. La canción fue escrita por mí y Ky-Mani y producida por Maffio y Sharo Torres. El 8 de julio se estrena el video.Es un reggae, un tema al que le tengo mucha fe, y es una colaboración muy importante para mi carrera, con un hijo de una leyenda. Estoy contentísimo y emocionado con este proyecto.

Te unirás a Pitbull en su gira por Norteamérica, “The Bad Man Tour”, visitando varias ciudades de EE.UU. Eso me hace pensar que la tendencia son los duetos ¿Crees que sea la manera solidaria de apoyarse?

Creo que a la gente le gusta, más que una moda es una cultura. Sigo pretendiendo hacerlo porque se comparte cultura, se ayuda a los emergentes y veo que es de las cosas más positivas que están pasando en el género.

Hay exponentes, como Joey Montana, que no le ven mucho futuro a este tipo de música que hacen. ¿Qué dices tú?

Esto va a seguir creciendo y subiendo. El género urbano se ha comercializado muchísimo y gracias a eso se han mejorado nuestras letras. Pero sí hay que reconocer que hay un mundo “under”, que nos hizo. Por eso digo que la música de la calle, se hace para la calle y hay otra que son las que llegan a las emisoras. Hay que tener un balance.

El contenido lírico siempre será un tema a tocar. Hay letras fuertes y hasta ofensivas. ¿Crees que esto pueda llegar a controlarse a cabalidad?

Hay de todo. En mi caso escribo de lo que veo y siento. Aunque hay una realidad que es la esencia y no  podemos perderla, y es que este es el único género que plasma lo que en realidad sucede en el día a día de muchos sectores marginados. Algunos no saben crear el balance y se pierden. Otros se van por lo comercial. Yo siempre hago música para la calle con su contenido explícito, pero la música que promociono y llevo al mundo (donde lo escuchan niños) es una música más limpia.

Tu vida ha sido un testimonio, ¿has pensando dejarla plasmada?

Sí, me encantaría llevar mi vida a un libro. Siempre que hago un álbum le dejo espacio a un tema social, el llamado a la conciencia. Y es que yo no escondo mi fe, soy cristiano y siempre llevo presente  a Jesús y Dios donde quiera que vaya y en todo lo que hago.

¿Dios te dio otra oportunidad en la vida?

Sí, me abrió otro camino y dio las fuerzas para cambiar.

¿Animado a hacer cine?

No lo descarto. He tenido muchas ofertas y estoy esperando llegue la correcta.

¿Qué les dices a los que aún se resisten a la “fachada del cantante urbano”?

La música es como otras profesiones, mucha gente no lo toma en serio porque lo ven como una perdición: estás expuesto a drogas y muchas cosas. Se vive del “bulto”, como dicen en tu país. Pero todo se reduce a un asunto de valores. Yo tuve un tiempo de rebeldía en mi juventud, de los 15 a los 20 años mi vida estaba muy desenfocada. Fue la música lo que me brindó otra opción.

Yo tuve que sufrir mi éxito, no fue que me llegó de la noche a la mañana. Lo trabajé, toqué puertas y valoro mucho que Dios me haya brindado esta oportunidad para hacer las cosas bien. No hay mayor satisfacción que saber que lo que haces influye, positivamente, a otras personas. He visto niños con cáncer, muy enfermos y que su último deseo es conocerme y eso me ha hecho crear conciencia.

¿Cuál quieres sea tu legado para esa juventud que quizás hoy está involucrada en situaciones ilícitas?

Mi legado es demostrarles que no hay que irse por esa vía de las drogas y demás para llegar a ser alguien en la vida. Hay más oportunidades para llevar el pan de la casa y vivir honestamente. Soy un ejemplo de eso. Gracias a Dios vivo bien y tengo una carrera. Mi legado es que no hay que hacer lo malo para tener éxito en la vida.

¿Cuál fue tu mayor obstáculo?

Primero, captar la atención del público y después, convencerlo de que tengo algo más que ofrecer.

Imposible no preguntarte: ¿cuál es el secreto de su éxito?


Creo que es el estilo, la dedicación que le he puesto a mi trabajo y, obviamente, a que hago las cosas con corazón. Hago música porque me encanta y no por el dinero. Lo hago porque me llena y me da felicidad.

Humanidad:

“He visto niños con cáncer, muy enfermos, y cuyo último deseo es conocerme y eso me ha hecho crear conciencia”. Farruko