El cantante mexicano Alejandro Fernández ha agradecido la "nueva oportunidad" que le dio la vida, tras sufrir un accidente automovilístico, la semana pasada, al dirigirse al público que asistió en Las Vegas (Nevada) al concierto en el que exclamo su tradicional "grito" de independencia de su país.

Apoyado en un bastón, Fernández comenzó la presentación, que se prolongó hasta la madrugada de hoy, agradecido de "volver a los escenarios" después de haber enfrentado "un susto muy fuerte".

"Este concierto lo voy a dedicar primero que todo a Dios, porque me ha regalado de nuevo la vida", aseguró el cantante, de 44 años.

Desde hace varios años el hijo menor del Vicente Fernández, la leyenda de la ranchera, es el invitado especial a cargo de "El grito de Independencia de México", durante una ya tradicional semana en la que la ciudad de Las Vegas celebra la fiesta patria mexicana con un gran repertorio de cantantes iberoamericanos.

Con un lleno total en el auditorio del complejo hotelero Mandalay Bay, el "Potrillo de México" deleitó hasta la madrugada a un público al que pidió como "condición" que le ayudara con las canciones.

"Como entenderán no puedo estar mucho tiempo parado, ni de un lado para otro", dijo Fernández antes de empezar una tanda de tres canciones sentado y a unísono con el público.

Fernández, no obstante, ofreció un repertorio de boleros y rancheras, recorrió una y otra vez el escenario, bailó y, en realidad, sólo un par de veces usó el bastón.

Sin dar detalles del accidente, ni de las heridas que sufrió, Fernández repitió una y otra vez el agradecimiento a Dios por darle una nueva "oportunidad", lo mismo que al apoyo de su familia y al cuidado de los médicos que lo atendieron.

"Quiero agradecer a mis padres y a mis hijos, que son mi motor", dijo el cantante, que entusiasmado y vestido de charro hizo el tradicional "Grito de Independencia" tras las campanadas oficiales de la tradicional fiesta.

"¡Que viva México señores!", gritó el cantante ondeando la bandera mexicana ante miles de compatriotas vestidos con camisetas verdes, blancas y rojas.

"No hay como un mariachi para celebrar la independencia; y también unos tequilas", dijo tras cantar la ranchera "México lindo y querido".

Fernández felicitó también a los hondureños, guatemaltecos, nicaragüenses por sus fiestas patrias. "Aquí todos somos latinos", dijo el cantante.

Además de Fernández, esta semana Las Vegas ha sido escenario de los mexicanos Luis Miguel, Juan Gabriel, Marco Antonio Solís, Pepe Aguilar y Alejandra Guzmán.

De igual forma se presentaron los españoles Enrique Iglesias y Plácido Domingo, los puertorriqueños Ricky Martin y Chayanne, el salsero de origen puertorriqueño Marc Anthony y el colombiano Carlos Vives.