La  IX Edición del  Festival Internacional de Teatro 2016 (FITE) sí que nos dejó un buen sabor. Esta fiesta de la dramaturgia logró que las principales salas de teatro del país, así como las llamadas “alternativas”,  se llenaran a capacidad.

Desde el 17 de junio, hasta su cierre oficial, ayer lunes, se  presentaron 46 obras de América Latina, España y Estados Unidos. Fue sorprendente la asistencia que el fin de semana tuvieron las piezas Víctor Jara, el  comediante, Me llamo Suleimán y Bolo Francisco, las que finalizaron la programación del festival.

Opiniones encontradas desprendió el drama Me llamo Suleimán, una adaptación de la novela homónima escrita por Antonio Lozano, la cual se desarrolló en la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito.

Me llamo Sulemán contó con un increíble apoyo escenográfico que se valió de  ilustraciones en movimiento, proyectadas en una especie de lienzo de cartón. Estas animaciones estuvieron a cargo de Juan Carlos Cruz y bajo la dirección de Mario Vega.

La historia de Suleimán narra la vida de un niño que, agobiado por la situación de pobreza de Malí, decide marcharse junto a un amigo a Europa cruzándola y atravesando el desierto (una situación que se vive en la actualidad en estas zonas). La española Martha Viera, la actriz que narró la historia, creó los matices necesarios para hacer creíble la narración, aunque pudo ser mejor.

Víctor Jara, el comediante también fue una de las puestas en escena que decoraron el FITE y al Teatro Nacional.

La obra fue una propuesta chilena que abordó acertadamente  los episodios más inéditos de la vida del famoso músico, activista y político chileno. Fue protagonizada  por Luis Arenas, quien conectó magistralmente con el público y consiguió un muy positivo  desempeño actoral.

La ruta continuó bajando la Gómez, específicamente en la   Sala  Máximo  Avilés Blonda del Palacio de Bellas Artes, donde el local  Johnnié Mercedes interpretó, como siempre, extraordinariamente, al artista dominicano Bolo Francisco. La obra que ya había sido presentada en dicha sala, coronó la representación dominicana con broche de oro.

Según datos de la Dirección  General de Festivales de Teatro, esta ha sido una de las ediciones con mayor flujo de asistentes. Hasta la mañana del lunes, habían contabilizado cerca de las 11 mil entradas.