La canción que provocó una de las peleas de celebridades más grandes de este año, "Famous", nunca ofendió en principio a Taylor Swift.