El terrorífico niño de la saga japonesa de culto "La Maldición" ya tiene 18 años y ya no aterroriza a nadie. Y por supuesto, así se ve luego de tantos años.