Las lentejuelas y los crop tops han sido vilipendiados por años, pero en los Grammy 2016 se puede ver que pueden ser usados sin mayor problema. Solo es cuestión de hallar el vestido perfecto.

Esto pasó con Selena Gomez y Taylor Swift. Gomez usó un vestido de lentejuelas azules que no la hacía ver como una Miss Universo de los 80. Swift, por su lado, se arriesgó con los colores y las texturas, saliendo airosa.

Quienes integran la lista de las mejor vestidas acertaron principalmente en eso: el vestido, el color. Todo potencia su imagen. No esconde a la artista, sino que la ayuda a resaltar sin necesidad de caricaturizarla.

En la galería verán a las más elegantes del evento.