Las famosas cansadas de las lentejuelas saben que hay otras siluetas, materiales e incluso colores para destacar. Y las que quisieron ser elegantes en los Premios Lo Nuestro 2016 apostaron por los tonos brillantes y llamativos, perfectos para su singularidad.

Eso sí, muchas no dejan las ondas en el pelo. Pero de cutouts en rojo vivo o péplums en amarillos provocativos a lentejuelas y vestidos como los de Lucía Méndez en 1982 hay todo un trecho. Y las mejor vestidas de esta gala apostaron por los colores de moda de varias temporadas y siluetas sencillas, para resaltar su belleza.

En la galería verán a las más sobrias de la noche.