Con tal de disimular los kilitos de más, la cantante mexicana Paulina Rubio ha tenido que modificar gradualmente su vestuario usando prendas cada vez más holgadas, mismas que le han hecho pasar malos momentos.

Como en el caso del último concierto que ofreció en septiembre en la Ciudad de México.

La artista usó un vestido más grande a su talla, que con los movimientos del baile y la cantada, se le movió y dejó su cuerpo descubierto.

Sin darse cuenta del incidente, "la chica dorada" siguió con el espectáculo patrocinado por una marca de tinte para el cabello, ante miles de personas. 

“Gracias. Hola México, arriba el poder de las mujeres, arriba el poder del amor y de todos los hombres que nos quieren, quiero ver las caras de la gente hermosa. Para un artista lo más importante es regresar a casa, me siento digna de estar aquí, dijo en aquella ocasión a sus seguidores.