Ese amor que resalta en su sonrisa y trato llega a las letras del primer tema promocional de su nueva producción que saldrá el próximo año y que lleva a la pantalla a las parejas más reales del showbiz local, luego de 11 años sin grabar por problemas legales.

Hace poco estabas en Hard Rock en el Tributo de Soda Stereo y es normal verte en este tipo de actividades. Frank está ¡en todo!

¿Te crees de los favoritos del espectáculo?

¡Ay no! (Risas) Lo que me gusta de mi carrera es que la música se une a tantas cosas tan distintas y es un lenguaje tan hermoso. El escenario te facilita, pero más te facilita la compañía, y he tenido la bendición de contar con muy buenas personas. En el caso de los tributos, son conciertos garantizados de los éxitos de otros.

Te sonrojó la palabra “favorito”, ¿preferido? (Risas)

Creo que hay mucho cariño y mucho respeto. Que me tengan en ese paquete me tiene muy contento.

Y hablando de eso, tu figura está muy ligada a ciertas campañas sociales puntuales ¿Ayudar es tu naturalidad?

Sí, es un compromiso conmigo mismo, son huellas que ando buscando, por donde Jesús pasó, y pisarlas y caminar en vías de él. Fue quien hace dos mil años nos enseñó a servir. La vocación de servicio debería estar en todos nosotros. Dios me dio ese don de cantar y producir y a él debo agradecer. Si puedo servir a través de ello, me verás ahí 24/7.

Estás muy encausado a la corriente cristiana. ¿Cómo ha repercutido en el Frank de hoy?

Aprendí que la Biblia es un manual de vida y lo he puesto en práctica, quitando la parte religiosa, que es la que divide. Cuando compras un carro, no lees el manual, lo prendes y le das para allá.

Pero no disfrutamos al máximo las ventajas de ese auto. Hay un sinnúmero de cosas que te da este libro que he aprendido a usarlo en el proceso de mi vida y me ha dado resultados muy positivos. Y no es que ahora soy el más buena gente, ni nada que ver, es que el Dios que conozco es un Dios de orden y me da la oportunidad de disfrutarlo en cada momento. Ese manual ha cambiado ciertas estructuras de mi vida. Ahora el carro rinde más (Risas).

Entonces, ¿la Biblia es tu “personal coaching”? Exactamente, es mi personal coaching. (Risas)

En los últimos años has estado más ligado a las producciones teatrales, ¿por qué?
Paradójicamente, comencé con la música y tuve que pararla por un tema legal, como les ha pasado a muchos cantantes. La crisis hace que uno se pare y se reinvente, no quería salir de mi entorno musical y me dije: vamos a producir, a componer más y el teatro fue una puerta que se abrió y se me abrió para siempre. Me ha dado la oportunidad de desdoblarme y explotar mi talento. Ese fue el tiempo del teatro, ahora viene el tiempo de cantar otra vez, ahora viene la música y voy a ver cómo puedo mezclar ambas cosas.

¿Hay planes de una nueva producción, conciertos?

Estoy inmerso en mi nueva producción con el reconocido Pengbian Sang, que ha sido una bendición. Esperamos terminarla este año.

¿Nombre? ¿Colaboraciones?

Todavía no hemos querido ponerle nombre, hay tantas canciones buenas… Tenemos la meta de finalizar todo antes de ponerle una portada. Colaboradores contamos con Daniel Santa Cruz, que me place mucho tener una canción de él, y hay varios invitados más.
 
¿Un aproximado de canciones? Hay 20 escogidas, todavía estamos en que si van a ser 11, 12, Si por mí es, hago un compendio como de 30 canciones (Risas)

Después de 11 años, ¿a qué nivel van los nervios?

¡Muchooo! La prueba es que lanzamos un video hace unos días y estamos aprovechando por primera vez las redes, como no se me permitía grabar, mucho menos exponerme en las redes, quise volver a la bachata con una canción mía y lo que ha pasado ha sido maravilloso: Una cantidad de vistas que ni con todos los videos anteriores juntos (risas).

Hay una alegría de “volviste” que me ha encantado. Agradezco mucho a los amigos que estuvieron en el video con estas historias de amor verídicas.

El mundo del espectáculo a veces suele ser muy frívolo y de amores muy irreales ¿Fue este nuevo video un llamado a eso?

En un momento donde hay tanto ruido de otra índole, salir con una bachatica romántica era un riesgo doble. Estamos confundiendo el amor con muchas cosas irreales, el sentimiento es lo más importante y no podíamos dejarlo de manifestar. Fue un riesgo que corrió todo el equipo, y qué bueno.

¿Feliz? Te digo que se me sale “la babita”, estoy que me rio solo. (Risas).

Siempre sonríes. ¿Qué hace que seas tan querido por todos?

Soy un arma, un metal que transpira lo que Dios quiere que la gente vea. Lo que se proyecta en los medios es tan triste que la gente se ha acostumbrado a estar cabizbaja.

Cuando te tomas ese momentico para hacer que otro se sienta bien, ese imán atrae. Si es para eso, siempre estaré ahí. A veces me critican  que estoy muy para los demás, y no voy a cambiar, porque en manos de nosotros está la solución de vida de muchas cosas.

Diciembre se acerca, ¿repetirás tu concierto de Navidad?

¡Sí! Este año con Maridalia Hernández, todos los lunes de diciembre en Galería 360.  Sería nuestro sexto año.

¿Futura gira programada?

Estoy con una multinacional dirigida por Carlos Justo, una persona maravillosa. Tiene muy buena relaciones internacionales y están programado varias presentaciones en Estados Unidos, Centroamérica, Suramérica y Europa.