Francisco Ernesto Perozo es el nombre de pila de “Frank Perozo”, quien a través de su accionar lo ha convertido en una marca sinónimo de una trayectoria de éxitos que se resume en las numerosas producciones cinematográficas en las que ha participado, las que, sin duda, le han permitido crecer como profesional.

En MetroRD quisimos conocer un poco más de su historia y cómo visualiza la industria del cine dominicano. El reconocido actor inicia esta conversación regalándoles a nuestros lectores esa sonrisa amable con un toque de picardía que le caracteriza.

Luego, como si fuera una escena de cine, Frank transporta su mirada hacia atrás para recordar que su génesis en la pantalla chica comenzó hace aproximadamente 18 años en su natal Santiago de los Caballeros cuando estudió actuación de la mano de los profesores Niran Venus e Iván García.

Otra persona que ha influido mucho en su carrera es el productor de cine y televisión Alfonso Rodríguez, a quien considera su mentor, porque le dio la oportunidad que lo expuso al medio artístico con la serie de televisión “Ciudad Nueva”, de la cual tiene buenos recuerdos porque fue en ese “laboratorio”, donde puso en práctica lo aprendido en sus clases de actuación.

En esa etapa tuvo la dicha de producir 280 capítulos de “Los Electrolocos”, y de la serie dramática “Un asalto en la Lincoln”, ambos transmitidos por Telecentro canal 13, a principios del año 2000. Muchos de esos conocimientos aun le acompañan en el histrionismo de los personajes escenifica.

También participó en las series “La Olla” y “Trío en Altamar”. Pero, este inquieto actor no se quiso quedar ahí. Un día decidió viajar a Estados Unidos para formarse en cinematografía en Los Ángeles y en actuación en Nueva York, donde tuvo la dicha de estudiar con los actores y directores de cine Geane Frankel, Bill Balzac y Dean Zayas. En Nueva York, “la ciudad de los rascacielos”, también produjo y dirigió cortometrajes.

Hace 11 años regresó al país con su maleta cargada de sueños cinematográficos y asegura: “Llegué en el momento preciso porque la nueva y creciente industria del cine estaba dando sus pininos con pasos muy firmes y acertados”.

Su currículo es extenso y continua en ascenso. Hasta hoy, Frank Perozo ha participado en más de 30 producciones cinematográficas, de las cuales ha cosechado dos premios Soberano como “Mejor actor principal”, de manera consecutiva en los años  2013–2014.

A partir de hoy estará en las salas de cine con la película Todos los hombres son iguales, dirigida por el  español Manuel Gómez Pereira, el mismo que dirigió la versión original ganadora de un Premio Goya en 1994, y en la cual comparte escenario con su amiga Nashla Bogaert y con los actores internacionales Christian Meier y Mike Amigorena.

Les proponemos seguir leyendo esta entrevista de este actor taquillero, cuya fama transciende nuestras latitudes. También, veremos por qué se autodefine como pasional, amante de la vida, la carrera, los amigos, la familia y de su hijo Marco Alejandro.

En un momento, las series dominicanas “La Olla” y “Trío en Altamar” en las que participaste, estaban en la programación de la televisión local ¿Por qué se descontinuaron?

Hacer una serie es muy costoso, pero entiendo que pueden ser muy rentables. Se necesita una ley para la televisión nacional, y a partir de esta podremos tener más series y trabajos con nuevas propuestas en la televisión nacional.

Y llegó el boom del cine. ¿Qué tan rentable está siendo la industria para el país?

Muy rentable para la economía nacional, ya que en cada película participan directamente e indirectamente casi dos mil personas. Al mismo tiempo, activa todas las profesiones existentes en el país, desde productores, contables hasta un médico.

El cine es una industria muy rentable en todo el mundo y queremos que aquí también lo sea.

¿El auge que experimenta el cine repercute económicamente en los ingresos de los actores?
Repercute bastante bien, porque ahora existen más oportunidades laborales, lo cual genera más dinero.

¿Los nuevos talentos del cine dominicano están preparados o qué les falta?

La industria del cine nacional cada día demanda muchos más actores preparados. Lo importante es que la misma industria los va entrenando a partir de cada producción en la que participan nuestros talentos. Mientras más crezca nuestro cine, más crecerán nuestros actores.

Pero sí, los nuestros están súper preparados y otros se están entrenando muy bien para ofrecer lo mejor de sí en la pantalla grande.

¿En qué nivel está tu faceta de coaching de actor?

Desde que hice Código Paz, no trabajo con actores, porque estuve en un retiro provisional por dos años. Ahora, con esta nueva película, Todos los hombres son iguales, regreso a mi carrera de actor, que es donde más me quiero concentrar y enfocar mis metas.

No obstante,  a final de año produzco junto a Amaurys Pérez mi nueva película  Más que el agua,  en la cual podré trabajar nuevamente los couching de actuación.

¿La identidad de tu personaje Manolo te hizo aceptar esta propuesta que te regresó al cine local?

El guión me enamoró. (Ríe)Estas carcajadas definen a Manolo, uno de los personajes más divertidos y sabrosos que me ha tocado escenificar. Eso lo comprobarán cuando vean la película a partir de hoy.

¿La trama de los filmes ¿Quién manda? y Todos los hombres son iguales tienen algún punto de coincidencia?

Sí y no. Solo coinciden en la competencia de géneros que se comparten en algunas escenas, pero cada película tiene su propia luz.

A mi entender, Todos los hombres son iguales tiene los recursos necesarios para convertirse en otro éxito cinematográfico nacional. Es una de las mejores películas en las que he trabajado. Es una súper comedia, ya probada a nivel internacional, con el mérito de que en 1994, ganó  un Premio Goya como “Mejor guión original”.

Esta película hará reír a miles de dominicanos y además dejará un mensaje muy valioso, porque no todos los hombres son mentirosos, manipuladores y mujeriegos.

¿Has pensado irte fuera del país para probar suerte en cadenas internacionales como lo han hecho otros talentos locales?

Para nada, amo mi país y mi cine. De aquí no me mueve nadie.

¿Qué actor dominicano goza de tu admiración?

Mi hermano Hemky Madera es una muestra de dedicación y disciplina actoral. Es un gran actor y un gran luchador y defensor de sus sueños.

De tu vasta producción cinematográfica, ¿con cuál papel te has identificado más? Creo que Yuniol, de Alfonso Rodríguez.

Recientemente, la Cinemateca Dominicana hizo un ciclo con las películas en las que has participado ¿Cómo fue la interacción con el público que asistió al conversatorio que incluyó esta actividad?

Bellísima experiencia. Fue un grato encuentro con las caras nuevas del cine y a la vez con un grupo de cinéfilos que de verdad aman el cine dominicano. Recordé que cuando empecé mi carrera, éramos diez personas soñando con hacer cine. Ahora hay miles de jóvenes soñando y entrenándose.
Para mí fue un honor que la DGCINE y la Cinemateca, realizará esta muestra de mi humilde trayectoria en el cine.

Dice una frase de la Biblia: “Hay mayor alegría en dar que en recibir”. ¿Con esta intensión creaste el proyecto “De la calle al cine”.

El objetivo principal del proyecto “De la calle al cine” fue retribuir la oportunidad que me dieron al principio de mi carrera. Un grupo de actores, productores, directores, directores de fotografía y todos los talentos que forman parte de la industria cinematográfica. Los actores que ganaron en ese reality participaron en la película ¿Quién manda?