En el penúltimo episodio de la sexta temporada de Game of Thrones se llevó a cabo una de las batallas más esperadas de toda la serie donde los Stark tratan de recuperar Invernalia, que está gobernada por el perverso Ramsay Bolton, hijo bastardo de Rose Bolton, quien traicionó a los Stark y conquistó su reino.

“Es la logística más complicada que he hecho en mi vida”: así es como describe Miguel Sapochnik, director del episodio, cómo fue grabar el increíble capítulo.

“La cantidad de actores de reparto, el tamaño del equipo técnico, todas las cámaras que estaban rodando, la magnitud de los sets. Era increíble”, describe Iwan Rheon, el actor que dio vida al malévolo Ramsay en un video que el canal HBO compartió en su cuenta oficial de YouTube con la descripción detrás de cámaras de cómo se realizó esta épica batalla.

“Fue difícil. Fue un proceso muy largo”, afirma Kit Harington y el director comenta que la idea principal de esta secuencia era mostrar cómo se vive una batalla desde adentro, pero contada desde una sola perspectiva: Jon Snow, “Lo más importante es que no puede ser solamente una batalla, si es solo una batalla normal la audiencia no va a tener a sus favoritos. Tienes que seguir a alguien, así que decidimos seguir a Jon” y eso se comprueba, pues en casi ningún momento de la contienda perdemos de vista al personaje principal, quien nos lleva a vivir emociones de orgullo, valentía, lucha y también angustia”.

Una de las escenas más emocionantes es cuando vemos a Jon Snow esperando a toda la caballería de los abanderados Bolton y, de acuerdo con el director, lo más emocionante es que la escena es real, los caballos son reales, “Eran 40 caballos corriendo a toda velocidad hacia Jon”, y Kit comenta: “Estaba un poco molesto porque pensé que lo haríamos con efectos especiales y no fue así, la angustia es real”.

La producción se aseguró de que ningún caballo resultara dañado, se coreografiaron milimétricamente los movimientos de los caballos y sus jinetes, quienes tenían que saltar para salir volando de los caballos en el momento preciso y así dar la impresión de choques y encontronazos entre los ejércitos.

Mientras, para seguir a los caballos, se utilizaron cámaras con brazos a control remoto dentro de camionetas que seguían paralelamente el galopar de los caballos.

Para las caídas de los caballos y el gigante Wun Wun sí se usaron efectos generados por computadora, así como la mejora de iluminación y reproducción de los extras para simular ejércitos más grandes.

A detalle

•    Para el encuentro entre los bastardos, Rowley, director de acrobacias, cuenta que tardaron 10 horas en filmarla; Kit pasó todo ese tiempo sobre el cuerpo de Iwan golpeándolo, pues filmaron la golpiza desde cada ángulo que les fue posible e incluso, algunos de esos golpes sí terminaron rozando el rostro de Iwan, quien se llevó uno que otro moretón.

•    Definitivamente, tanto al nivel de producción como de resultados, esta es una de las más grandes escenas grabadas para la televisión.

Los datos

80 caballos se usaron para recrear la batalla. Los demás fueron reproducidos por efectos especiales.

450 a 550 metros de distancia era lo que corrían los caballos a toda velocidad.