Imposible no preguntar por qué seguir apostando al teatro...

Porque el teatro ha permanecido a través del tiempo, porque tiene esa capacidad de espectáculo, cultura, diversión. Porque el teatro es texto, danza, luces, es un arte completo.  El teatro me reta, me inspira, me ilusiona, me obliga a prepararme, a descubrir nuevos talentos y a aprender constantemente. Cada obra te dimensiona como ser humano, y expando mis horizontes, y desde arriba de un escenario podemos incidir en la vida de la personas.

Aún así, ¿te verá el cine en 2016?  

Decir que no no es inteligente, pero lo que hago trato de hacerlo bien. El cine es un lenguaje diferente, la calidad del producto final no dependería de mi trabajo, participan muchas variables para que la película sea buena y por eso lo pienso y repienso. Estoy abierta a conocer proyectos, ojala que sí.

Pudiera decirse que eres de las figuras más activas en el teatro, ¿qué te motiva a subirte a las tablas?
Creo en el teatro, me satisface en todos los sentidos: artístico, humano  y  económico.  Cada puesta en escena que presentamos como productora nos hace trabajar mucho, tal vez por eso lo de activa.

Empezamos un año antes de cada obra, y luego estamos en preproducción, gráficos, música, vestuario. Ya cuando viene la obra,  si el auditorio está lleno, noche tras noche, solo damos gracias a Dios, que hace milagros, porque a nosotros solo nos toca creer.

Toc toc fue la obra teatral  más vista en 2015 en el ICDA, ¿por eso repites?

Repito porque tengo los derechos de autor durante todo el año, porque creo que el público dominicano merece ver buen teatro, porque muchas personas la han solicitado para volverla a ver y eso te motiva. Es tan bueno su contenido y la puesta en escena, que quieres volver a reír con los personajes, además de que las reacciones del público también dan risa, es una locura de principio a fin.

Te has caracterizado por hacer teatro de corte comedia ¿Qué debe tener una pieza para que cautive?

La comedia teatral, además de un género, es una respuesta mundial a lo que quiere el público de teatro, no solo en el país. Lo difícil es encontrar una comedia genuina, cultural, transformadora e hilarante como Toc toc.

¿Cuál fue el ingrediente que consideras amarró a la audiencia?

Todo junto. Es un sabor, una esencia, un “qué se yo”. Es ver a personas con grandes trastornos de conducta haciendo un intento por solucionar sus problemas; ellos descubren ante el público que las limitaciones solo viven en nuestras cabezas y todo esto con chistes ingeniosos, simples, que hacen empatía con la audiencia. La gente sale inspirada, llenos de energía y con un tema a reflexionar.

El autor francés Laurent Baffie trata un tema psiquiátrico con mucho respeto hacia los pacientes que lo padecen. También es una evaluación de cómo anda nuestra salud mental (Risas).

Como productora, ¿qué reto representa presentar una pieza con tantas exigencias actorales, analizando que tiene esos elementos psicológicos?

Esta obra es para verdaderos actores, con sus excepciones, claro. (Risas). Es un gran reto actoral, porque la maestría en algo que se logra haciendo parecer fácil lo que para otros es difícil. Aquí  hay que desdoblarse y ser parte del drama de vida que padecen estos enfermos: angustias, miedos, fobias, pensamientos obsesivos que les obligan a hacer o dejar de hacer; desde el drama, provocar la risa del público. Los actores no reimos nunca... Y el público se desternilla a carcajadas.

¿Quiénes desarrollarán la historia?

Son seis actores, protagonistas todos: Orestes Amador (Camilo),  Gianni Paulino (Blanca), Exmin Carvajal (Fred), Patricia Muñoz (María), Francis Cruz (Pep), Lorena Oliva (Lili) y la Secretaria del Dr. Cooper, Rafsil Mena.

A partir de esta puesta en escena, ¿qué planes arropan a Gianni Paulino?

Terminar la Residencia Manos Arrugadas que se construye en la Isabel La Católica en la Zona Colonial, un centro que busca mejorar las condiciones de vida de las personas longevas de mi país, que tengan un espacio desde donde se promueve una vejez en bienestar, productividad y actividad. Desarrollar otros proyectos en carpeta y disfrutar la vida.

Confiesa, ¿volverías a la TV?

Comunicar es mi esencia de vida y mi profesión, y si  actúo en teatro es porque soy comunicadora. La televisión de ahora no me atrae,  dejó de tener sentido para mí, nunca he querido solo imagen. Eso no lo quiero, independientemente de ser rentable o no. Pero si cambiaran las fichas, el juego fuera diferente y quizás volvería a jugarlo... Pero por ahora, no.