"Claro que dolió. Dejó una marca allá abajo", dijo Gordon Ramsay al respecto. Así fue su dolorosa experiencia.