Mark Billingham trabajó con la pareja durante 18 años y ahora ha dejado al descubierto sus mayores temores.