El comunicador y periodista conversó con MetroRD desde la comodidad de su hogar, donde admitió que desde antes del estreno de Oro y polvo, su más reciente producción cinematográfica, ya se encuentra filmando su tercer proyecto, del cual solo adelantó que aborda el género del suspenso.

Oro y Polvo es su producción más reciente. ¿Qué quiso reflejar en esta esta historia?

Este filme combina la acción con el contenido a través de fuertes mensajes en relación con el consumo de narcóticos y el tráfico de drogas. Entendemos que las películas de acción son muy atractivas para la juventud y me parece un marco muy adecuado para establecer una serie de conceptos.

¿En qué se inspiró para escribir este guion?

Este argumento está inspirado en la obra Macbeth, de William Shakespeare, la cual se desarrolla en la Edad Media y trata sobre la ambición de un hijo, que quiere ser rey y mata a su padre.

Entonces, pensamos que la ambición es justamente el motor del crimen organizado, y llevado al plano del narcotráfico, sin el encubrimiento de las autoridades, no es posible el tráfico de drogas.

También dejamos como mensaje que el principal enemigo de un capo no es la autoridad, sino el otro capo, y más aún sus mismos subalternos, justamente por el tema de la ambición.

¿Cómo fue la creación de los personajes?

Para esta película, busqué la ayuda del extinto teatrista dominicano Rafael Villalona, que en paz descanse. Él era un especialista en la psicología de los personajes.
 
La película está filmada en inglés y español. ¿Por  qué en ambos idiomas?

Nosotros somos los únicos que estamos haciendo esto. Esto fue una iniciativa de Félix Limardo, desde El teniente Amado.

Creo que eso ha sido y será crucial para que el cine dominicano gane espacio en escenarios internacionales.

La ley, te obliga a hacer la película en español, y eso está bien porque es una ley dominicana, pero en el plano internacional, no funcionan las películas dobladas o subtituladas. Al público de los grandes países no le gusta, sobre todo al estadounidense.

Ahora están trabajando en asociación con William Fay, ¿cómo se dio esta oportunidad?

William Fay, uno de los productores más prestigiosos de Hollywood, vió al El Teniente Amado en un festival en Los Ángeles, y se interesó de inmediato en lo que estábamos haciendo, y ahora es el responsable de la distribución internacional de Gold and Powder, la versión en inglés.

Él está muy entusiasmado con el cine dominicano, ya  que estuvo durante el rodaje completo, desde el primero hasta el último día trabajando con nosotros.

Entonces, ¿cuál es la función de Fay y qué piensa él respecto al cine local?

Él está negociando con grandes empresas de Estados Unidos y América Latina para que Oro y polvo se proyecte en todas partes.

Él en la premier subió al escenario y dijo unas breves palabras y expresó que el producto que tenemos en las manos le había demostrado a él que puede hacer en el país películas con los mismos estándares de calidad con los que él trabaja en Hollywood, y con presupuestos más bajos.

Aparte de que le gustó la actuación de los actores locales, Omar Patín, Carlos Naveo y Héctor Aníbal. Y en otra película que estamos rodando actualmente, elogió mucho a una actriz jovencita dominicana, la cual es probable que use para algún proyecto en Hollywood.

Hay una inquietud, que no puedo dejar de expresarle: ¿Cómo surgió este interés por el cine?

Te puedo decir que me considero un comunicador en todo el sentido de la palabra, y dentro de la comunicación,  aparte del periodismo, está esta otra forma de comunicarme. Por ejemplo, yo escribo canciones, lo cual para mí es otra forma de  comunicar.

También, cuando escribía una columna diaria en la prensa, la ilustraba con una caricatura, que hacía yo mismo.

También hago décimas para resumir mis comentarios y he realizado documentales; esta es una nueva forma de comunicación.
 
¿Con qué propósito se involucró en el séptimo arte?

Las cosas  no siempre suceden con un propósito. Mi caso tiene mucho de casualidad. Lo que sucedió fue que Félix Limardo, director de cine dominicano, con 20 años de carrera en Hollywood, vino atraído por la ley de cine.

Como la ley de cine no salió en el tiempo estipulado, entonces Limardo se puso a trabajar la película Sol Caribe; un documental sobre la música popular dominicana.

Él quería una canción que fuera el tema central  y Johnny Ventura, que también colaboró, le dijo que yo se la podía componer. Él me contactó y yo le compuse el tema.

Al finalizar el documental, como la ley de cine no había salido, Limardo me dice que  tenía que regresar para hacer otras películas aquí; ahí es cuando me dice que necesitaba argumentos.

Yo nunca había pensado en el cine, pero tenía en mi cabeza unos cuantos argumentos para escribir novelas.  Limardo me dice: “Me puedes resumir tres”, que esas iban a ser sus primeras películas.

Le gustaron los temas y de inmediato nos pusimos a trabajar en nuestra primera producción El teniente Amado, la cual realizamos tan pronto salió la Ley de Cine.

¿Por qué escribir sobre el teniente Amado García Guerrero?

Por varias razones. La  primera, es que era el menos conocido de los héroes del 30 de Mayo. Y es lógico, ya que él nunca se casó y por eso no hay descendientes que atesoren  álbumes de fotos.

Aparte de eso, y de manera especial,  me parece que es un ejemplo formidable, de que hasta en la dictadura más sanguinaria existen militares que tienen nobleza en su corazón y pueden convertirse en la semilla de la libertad.

Y eso fue lo que hizo Amado García Guerrero, fue clave. Sin él no se da el ajusticiamiento, él fue quien dio la información oportuna, y además, en la escena de los hechos fue quien posibilitó que se ajusticiara al dictador.

Además, esa película sirve para denunciar los horrores de la dictadura.

¿Qué fuentes consultó para  escribir sobre el teniente Amado García?   

Recibí la colaboración de José Miguel Soto Jiménez, historiador militar, y como tal hizo una investigación sobre García Guerrero. Soto Jiménez menciona a varios compañeros del teniente.

Hablamos con algunos de ellos, fundamentalmente con Ramiro Matos, quien fue compañero de Amado y me  contó muchísimas cosas, de las cuales tomamos algunas para que el guion funcionara.

¿Qué tal las críticas sobre este primer guion?

A la gran mayoría le gustó, hubo críticas de todo tipo. Y a mí me gustan las criticas porque ayudan más que lo elogios, sobre todo, cuando son críticas bien fundamentadas, ya que hay  quienes critican por criticar. 

Te confieso, escuché comentarios de algunos que encontraron defectos de la película y los tomé en serio y traté de asimilar lo que dijeron.

Hay que tratar de aprender, yo no soy un guionista profesional, ni mucho menos un experto de obras cinematográfícas, pero creo que sé contar historias.

Su obra Fuga o muerte será llevada al cine. ¿Está usted detrás de este poyecto?  

Los productores que la van a hacer me propusieron que hiciéramos esta producción, pero la verdad es que tengo compromisos con Limardo y Fay, y por eso no puedo trabajar con ese filme.

Por otro lado, no le veo la gracia de escribir un guion sobre un hecho en el que yo mismo participé.

Eso ya me lo han propuesto varias veces y he dicho que no.

Entonces, ellos se me acercaron para comprarme los derechos del libro, para ellos hacer la película. Si me piden colaboración, en la medida que pueda dársela, pues con mucho gusto.

Finalmente, como está inmerso en los proyectos cinematográficos, ¿podemos decir que se retirará del periodismo?

A mi me daría trabajo dejar el periodismo. No he pensado en retiro. Lo que he pensado es trabajar un poquito menos, porque ya son 67 años y me sigo levantado a las  3:50 de la madrugada todos los días a trabajar.

Yo no dejaría nunca el periodismo, pero sí aspiro a bajarle un poco la intensidad.