Han pasado 20 años desde que un equipo de patriotas estadounidenses salvara al mundo de una invasión alienígena en el Día de la Independencia. Desde entonces, la estrella de la secuela Liam Hemsworth (Jake Morrison) pasó de ser niño a hombre y Jeff Goldblum (David Levinson) se convirtió en un padre. El hijo del actor de 63 años, Charlie Ocean, cumple uno en el Día de la Independencia. El equipo de mercadeo de 20th Century Fox debe estar muy orgulloso.

En la película, el mundo también ha cambiado. A pesar de que el planeta Tierra se encuentra ahora en paz, hay que tener un ojo vigilante por los alienígenas, por lo que hemos construido una fortaleza defensiva en la luna. Al igual que en la primera película, es un grupo de patriotas de EE.UU. –el héroe chico-malo Morrison y el científico con todas las respuestas Levinson– quienes salvan al planeta. Metro trae a Goldblum y Hemsworth de vuelta a la Tierra para charlar sobre la política estadounidense, planes de carrera y el plato tradicional británico “fish and chips” durante una entrevista de mesa redonda en Londres.

Liam, ¿recuerdas cuando viste el primer Día de la Independencia?
Liam Hemsworth: Sí, yo tenía como seis años y medio, así que no lo vi en el cine, pero lo vi con mis hermanos en VHS. Me encantó; yo era un niño pequeño y eso fue muy entretenido. No había visto nada parecido a esa edad con naves espaciales y extraterrestres.

¿Querías ser actor cuando eras niño?
LH: No, no en absoluto. Mis aspiraciones a esa edad eran ser dueño de una tienda de “fish and chips”. Iba a llamarlo “Fish and chips quemados... es broma”. Me pareció que era muy ingenioso; tenía cinco años. Definitivamente, me interesé en los últimos años de la escuela secundaria después de haber visto a mis hermanos hacer televisión en Australia. Luego, en mi último año decidí que realmente me iba a dar una oportunidad y empecé a audicionar para cosas y conseguí un trabajo. He estado trabajando desde los 17.

Tu personaje, Jake Morrison, es un poco rebelde. ¿Es algo con lo que te puedes relacionar?
LH: Trato de vivir sin remordimientos; trato de aprender de mis errores. Creo que mi lado rebelde ha ido desapareciendo en los últimos años. Cuando yo estaba creciendo, la mayoría de los niños sentían la necesidad o el deseo de rebelarse. Pero yo tenía muy buenos padres que me dieron mucha responsabilidad y me dejaron tomar mis propias decisiones y errores. A diferencia de muchos de mis amigos en ese momento que se les decía: “Tienes que hacer esto y estar en casa en este momento”. Lo que creo que, la mayoría de las veces, me permitió tomar la decisión correcta, porque a mí no se me decía que tenía que hacer una cosa determinada y no sentía la necesidad de rebelarme. Nunca he sido terriblemente rebelde.

Jeff, has estado en una serie de grandes películas en los últimos tiempos. ¿Sientes que tu carrera está en alza?
Jeff Goldblum: Yo como que no me identifico como un hombre de carrera; estoy interesado en mi camino creativo. Estudié con un muy buen maestro llamado Sandy Meisner, quien dijo: “Se tarda 20 años de trabajo continuo antes de que puedas decir que eres un actor”. Si te acercas a ello de la manera correcta, el set o el escenario es un aula donde se puede seguir avanzando. Me siento como si estuviera a punto de hacer mi mejor material.

Hay una mujer presidente en la película y, por supuesto, Hillary Clinton es la esperanza de ser la primera mujer presidente en la historia de los EE.UU. ¿Tienen grandes esperanzas de que Hillary llegue a la Casa Blanca?
JG: Sí, si es entre ella y [Donald] Trump, tengo grandes esperanzas en ella. Voy a hacer lo que pueda para conseguir que ella sea elegida.

LH: Se ve bastante bien.

¿Qué vas a hacer si gana Trump?
JG: Yo tendría que aceptarlo y seguir adelante con mi vida y tratar de contribuir en todo lo que pueda para ayudar por el bien cívico general.

Liam, como la estrella de Resurgence, ¿sientes una cierta cantidad de presión y responsabilidad para el éxito de una gran película como ésta?
LH: Pienso esto sobre cada película que hago: “Tal vez no puedo hacer esto. ¿Como llegué aquí? ¿Qué estoy haciendo?” Pero una vez que llego al set me saco eso de la cabeza y lo paso bien haciendo la película. Y trabajar con alguien como Jeff me recuerda cada día que este es un trabajo maravilloso. Es muy apasionado y lo ama tanto, que eso se contagia.