“Creo que hemos perdido nuestra cultura: disfrutar la vida y hacer una fiesta de todo. La gente cree que sentarse a dar noticias te limita como persona, y no es así. Soy humano y tengo una vida”, fueron las palabras que iniciaron la conversación con MetroRD e Ismael Cala.

El periodista y comunicador que anda por la zona de Cap Cana, y quien anoche fue el encargado de presentar los Premios Heat de HTV, se sinceró y dijo que ha sido congruente con los roles profesionales que le han tocado: “Cuando tengo que ser formal lo soy, pero también me gusta la gozadera. Los seres humanos venimos al mundo a divertirnos, a vivir la vida rompiendo paradigmas”.

Criticó los estereotipos de la sociedad sobre la creencia de que si eres serio y te manejas en un rol de noticias, no tienes derecho a bailar y pasarla bien. “No nací siendo periodista y no moriré siéndolo, soy una persona que el día que quiere salir sale y el día que quiere estar serio lo está. Empecé a los ocho años haciendo un programa musical para niños, animé carnavales y festivales en Cuba y me tocó adaptarme a las noticias diarias y las tragedias”.

Ismael,  luego de su salida de la cadena de televisión CNN (estará hasta el 1 de julio)  no quiso dar muchos detalles de sus siguientes pasos profesionales y fue muy claro al referirse a que no tiene necesidad de quedarse en ningún sitio.

“Soy camaleónico y puedo hacer varias cosas. Hay que salir de la zona de confort y aprender a ser líderes. Hoy me siento seguro de lanzarme a lo desconocido”.

Declaró que hasta enero de 2017 no dará detalles de ningún trabajo en la industria televisiva; mientras, seguirá enfocado en su empresa de más de cuatro años y proyectos propios. “Sentí la necesidad de reinvención. Tenía varios años en el mismo set y el cambio era necesario. Yo no tengo que esperar hasta que me den una patada de un sitio, gracias a Dios tengo la capacidad de ¡hacer! Vivimos en un mundo volátil y si no añades valor agregado a lo que haces, y a los demás, te vuelves obsoleto. Hay que salir de la zona de confort y explotar nuestros propios límites”, exclamó el presentador.  

También se refirió  a las últimas noticias de la masacre de Orlando y  defendió que es indignante el tema de las armas de fuego en Estados Unidos  y la  falta de aceptación de las ideologías en la humanidad.  Y no ocultó su preocupación por Donald  Trump, pero aseguró que le aterran, aún más,  los seguidores del político y el odio que ha encendido en ellos.

Así lo dijo

“Trump tiene un cerebro de cocodrilo que emite mensajes para llamar la atención y dejar encendido el fuego mediático. Si esa es la persona que va a dirigir a un país como Estados Unidos, no sé a dónde iremos a parar” Ismael Cala, comunicador.