Hoy llega a los cines la esperada secuela de terror El conjuro 2 bajo la dirección de James Wan y, como parte de la gira promocional, el cineasta y Patrick Wilson hablaron con Metro de las historias de terror alrededor del Conjuro, así como de sus propias creencias respecto a las entidades oscuras que habitan en este mundo.

¿Por qué decidieron tomar el caso de Enfield?

James Wan (JW) –Sentimos que este caso en particular replicaba perfectamente lo que los Warren habían vivido en Estados Unidos; hay muchas similitudes entre ambas y sentí que para contar una historia, sería muy cool ver cómo lidian los Warren con otro caso que está en la misma línea. Tanto el caso de Amytiville como el de Enfield fueron muy publicitados, con mucha cobertura mediática pero también con mucho escepticismo a su alrededor. Y creí que sería una excelente continuación.

Patrick, has protagonizado Insidious 2 y El Conjuro, ¿hay alguna intención de especializarte en este género?

Patrick Wilson (PW) –Lo único que tienen en común ambas cintas es que las catalogan en el mismo género pero en realidad son drásticamente diferentes y nunca me fijo demasiado en eso.

¿Cuál es tu impresión al filmar la película y luego al verla?

PW: Siempre me ha gustado ver las escenas o sustos que suceden cuando no soy parte de ellas porque me producen una reacción bastante real pero lo que más me hizo feliz al ver el producto terminado fue ver cuánto corazón tiene la película porque sabía que sería sólida y buena, confiaba en eso porque hemos hecho grandes películas juntos pero lo que amé fue ver a Wan superarse a sí mismo.

Esas escenas románticas e incluso cómicas fueron para mí muy refrescantes. Pero honestamente no he visto esta película con público y esa es la verdadera prueba, porque cuando uno como actor ve por primera vez una película te fijas más en qué escena usaron o cómo editaron tal o cual parte. Es muy difícil dar una opinión objetiva sin verla con público.

¿Qué pasó cuando terminaste esta película? ¿Te dejó disminuido?

PW: Creo que si hubiera interpretado a alguien más frágil emocionalmente, que lo he hecho, creo que me hubiera llevado algunas pesadillas a casa. Pero Ed es un tipo fuerte y le gusta arreglar cosas.
 
¿Crees en demonios?

PW: Cuando soy Ed, sí.

JW: ¡Qué gran respuesta, Patrick! Yo, no sé si creo en los demonios que pongo en mis películas pero creo que hay fuerzas o entidades oscuras que no comprendemos y que existen en otro plano del que vivimos. Así que no soy escéptico.

¿Hubo alguna experiencia sobrenatural en el set mientras filmaban?

JW: ¡Ah! Mira, como director estoy tan ocupado tratando de hacer la película, hay tantas cosas pasando alrededor que si se hubiera parado un fantasma a mi lado, ¡no lo hubiera visto! Sólo hasta que hago una pausa y platico con el personal ellos son quienes me cuentan cosas.

Como por ejemplo, en Insidious 2, filmamos una parte de la película en un hospital abandonado y uno de los miembros del crew me contó que cuando estaba moviendo el equipo de un piso a otro, estaba todo muy oscuro porque no había luz y en algún momento en la escalera sintió que alguien le tomó la mano, como cuando un niño pequeño te toma de la mano y, cuando volteó, vio que no había nadie a su alrededor. Y estamos hablando de un tipo grande que se asustó con eso.

PW: Ese hospital ha sido una de las locaciones más utilizadas tanto en cine como en televisión.

¿Rindes algún tipo de homenaje a otras cintas de terror en tus películas?

JW: Lo que sucede es que tomo inspiración de lo que hacen otros directores pero me gusta hacer mis propias cosas y pienso mucho en cómo hacer las cosas únicas y que sean propias. Es muy importante para mí que sean así, originales.

Patrick, ¿qué otro caso de los Warren te gustaría llevar a la pantalla?

PW: Hubo muchos casos, estos han sido los grandes y más comentados. Hay otros por ahí bien conocidos. Pero creo que estaría bueno encontrar uno no conocido e investigar en eso. Sería interesante si hacemos otra, que podamos ver qué hicieron los Warren en los años 80 porque hasta ahora sólo hemos visto lo que hicieron en la década de los 70.
JW: Quizá lo mismo pero con aretes más grandes (ríe)

¿Qué sigue para ustedes?

JW: Soy un fan de las películas y me gusta hacer películas grandes porque te dan un lienzo más grande para trabajar y puedes usar juguetes más grandes pero también me gusta hacer películas más íntimas como El conjuro 2. Quizá la próxima sea grande pero la clave para mí es encontrar la historia que me apasione contar, no tanto establecer mi carrera en algún camino.

PW: Para mí tanto esta película como la serie Fargo, que hice el año pasado, han subido el listón definitivamente y aunque podría hacer cinco o seis películas al año, creo que prefiero esperar y buscar el personaje que me empuje a otro nivel sin aburrirme ni aburrir a la gente.