Si algo tenía claro el cineasta James Bobin al tomar las riendas de Alicia a través del espejo era las comparaciones que se harían con la precuela Alicia en el país de las maravillas (2010) dirigida por Tim Burton. La cinta no ha tenido buenas críticas durante algunos de sus estrenos en el mundo, pero el director está satisfecho con el trabajo realizado.

¿Algún miedo en particular al filmar la cinta?

Antes de Alicia tuve la oportunidad de hacer Los Muppets. Son historias que estuvieron muy presentes desde mi infancia. Recordé lo que más me gustaba y quise transmitir esa emoción de verla por primera vez. No soy la única persona que ama a estos personajes, por eso hay esa especie de miedo y responsabilidad de mostrarlos de manera diferente.

¿Es complicado hacer una secuela de una historia tan vista?

Alicia se encuentra en una versión diferente, pero ha estado ahí desde siempre, y la secuela tiene 146 años de edad. Es un gran testimonio de Lewis Carroll y es muy difícil hacer realidad esa imaginación que le impregnó a la historia original. Quise ser fiel a Lewis Carroll, pero al mismo tiempo hacer una película para transportarse a un lugar increíble durante una hora y media. Creo que la parte que más me interesó fue la narrativa.

Estoy consciente que habrá críticas y comparaciones, pero al final la historia vuelve a contarse, pero de manera diferente, ¿o no?

¿Cómo describes el humor de la cinta?

Cada uno tiene diferente sentido del humor, que se encapsula de distinta manera. Yo sólo traté de hacer las cosas en diferentes niveles, por eso va del humor ligero al negro.

¿Creas las imágenes en papel o en la mente?

Ambos, en realidad. Cuando se lee un guión, no se puede dejar de visualizar de forma ordenada en la cabeza. Recrear las imágenes en la mente es algo muy personal. En realidad, mi cabeza empieza a dibujar antes de plasmarse en papel.

¿Eres el bueno o el malo?

¡No lo sé! Creo que el tiempo es un personaje complejo que refleja la zona gris de lo que significa ser bueno o malo, creo que todos tenemos esa dualidad. Me encanta la idea de cómo pueden transformarse los sentimientos a través del tiempo.

Al final, ¿estás satisfecho con el resultado?

Sí, a pesar de que fue una gran responsabilidad; darle una nueva visión al cuento me permitió cumplir un sueño.