Los vengadores, Capitán América, El legado de Bourne, Hansel y Gretel son una muestra de los proyectos en cine que ha realizado Jeremy Renner, en total casi 60 títulos en la pantalla grande y chica. A sus 45 años, el actor estadounidense disfruta de los buenos proyectos que llegan a su carrera, pero sobre todo, los que tiene opciones que van de la ciencia ficción al drama. Jeremy Renner afirma que está dispuesto a arriesgarse en las historias, porque aún está en edad de hacerlo. También habla de su personaje Ian Donnelly en la película La llegada que se estrena hoy en RD.

¿Qué tan modesto eres, por eso de que naciste en un lugar con ese nombre?

Soy muy modesto en la vida real (risas), nadie me había preguntado eso. Soy de ese pequeño lugar de California, donde la vida se disfruta sin tanto glamur. En verdad, soy un tipo sencillo que disfruta la pequeñas cosas de la vida.

En La llegada, a pesar de ser con extraterrestes, lo importante es el lado humano. ¿Lo crees?

Cuando leí el guión, lo último en lo que pensé fue en los alienígenas o la nave. Quiero decir, la historia es genial. Cuando vi terminada la película, me quedé callado por un largo tiempo, porque todo era una reflexión fuerte; además, los efectos visuales, el sonido, los alienígenas y ese toque de Denis (Villeneuve), es increíble.

¿Qué te provocó?

Te voy a ser sincero, al verla lloré y agradecí ser parte del proyecto. Nunca he realizado una cinta tan humana, tan sencilla, conmovedora y tan directa. Creo que no hay nadie como Denis para contar una historia de esa manera tan elegante y sensible.

¿Te acostumbras a ser parte de proyectos exitosos?

Creo que nunca pienso si tendrán éxito. Simplemente, acepto los guiones que me mueven el corazón, pocas veces la billetera. Estoy en un punto en que puedo elegir los proyectos, acción, dramas o comedias. Mis 45 años aún me permiten moverme, por eso hago ejercicio, una buena alimentación y una relación sana con mi familia; eso me permite hacer muchas cosas. Al final, te acostumbras a la fama, pero no suele ser una buena compañía, porque implica dejar atrás tu lado humano.  

¿Cómo te preparaste?

Tuve que aprender mucho, desde matemáticas hasta programas de computadora. Leí libros de casi dos mil páginas para entender términos científicos, pero Ian Donnelly es un personaje que le pone un toque de humor a la historia, fue lo que más me gustó.

¿Cómo fue trabajar con Amy Adams?

Creo que el papel de Louise quedó perfecta en Amy, porque ella irradia serenidad, paz y un gran poder. Es la protagonista, no tiene nada que ver con el género, porque no es jugar con ser mujer. Amy entendió bien su poder dentro de la historia, como madre, mujer y líder sin caer en estereotipos feministas. Éste es mi segundo trabajo con ella, después de hacer American Hustle (2013).

Has sido superhéroe, ¿cómo arreglarías el mundo?

Al igual que todas las buenas películas de ciencia ficción, todo es un reflejo de los tiempos que vivimos. Me gustaría tener el poder de cambiar el mundo con el lenguaje, porque eso es algo que nos une, pero también nos divide.

Si pudieras salir a la calle sin ser abordado por los paparazzi, ¿qué harías?

Me gusta cantar en los karaoke. Ese momento de estar en un bar rodeado de gente que sólo quiere interpretar su canción favorita. Soy bueno para eso.
 
¿Qué proyectos vienen?

El siguiente paso es Wind River, el debut como director de Taylor Sheridan. Sé que Los vengadores 3 y 4 se están trabajando y tal vez otra Misión imposible.

¿De qué se trata La llegada?

Adaptación de un relato corto de Ted Chiang, La historia de tu vida.  En la película, Amy Adams (Louise Banks) interpreta a una lingüista que es contratada por el gobierno de Estados Unidos para descifrar un lenguaje extraterrestre después de que una especie de vainas llegan a la atmósfera y se ciernen misteriosamente cerca del suelo. Jeremy Renner (Ian Donnelly) por su parte interpretará a uno de los físicos que estudian el fenómeno.