El escritor, productor y director de la película Desierto, Jonás Cuarón, conversó con Metro de este thriller protagonizado por Gael García Bernal (Moisés), que aborda la temática de discrimen, odio y terror que enfrentan los migrantes ilegales, en este caso, que intentan cruzar la frontera de México hacia Estados Unidos de América, con el fin de alcanzar el llamado sueño americano.

De antemano, el hijo del destacado director Alfonso Cuarón agradece a sus dos grandes mentores, su padre y su tío Carlos, ganadores de siete Óscar por Gravity.

“Estoy muy consciente de que han sido mis grandes maestros y soy muy afortunado de haber aprendido de ellos”, expresó.

“Todo proyecto que hago siempre se lo enseño a mi papá y a mi tío, porque ambos son escritores y directores que admiro mucho y que son muy honestos con su crítica. Por eso siempre trato de dárselo primero a ellos”, destacó.

En esta ocasión tiene un dato curioso que compartir: “Le di a leer el guión a mi padre hace como ocho años para que me diera su crítica y comentarios. Lo único que me dijo fue ‘Yo quiero hacer algo así’. Por eso, de cierta manera, Gravity está inspirada un poco en Desierto”, reveló.

“Desde que comencé este proyecto, estaba seguro del tipo de película que quería hacer. Fui muy afortunado en tener a un gran equipo de colaboradores, desde Gael, por ejemplo, que desde un principio creyeron en mí y en el proyecto. Entonces se dejaron guiar literalmente hasta el desierto [Baja California, Sur]”, compartió.

En esa línea destacó su admiración por García Bernal.

“Sabía que en una película como esta iba a necesitar a un gran actor y él es uno de los actores que más admiro, aparte de que Gael ya había hecho otros documentales sobre el tema migratorio. Sabía que conocía el tema de una forma muy personal y eso lo haría más interesante”, subrayó,́y añadió que García Bernal se ha convertido en su “aliado número uno”.

Tanto,́ que estableció que le encantaría volver a trabajar con el actor mexicano en un proyecto a futuro.
Desierto fue seleccionada como la película que representará a México en los Óscar 2017.

“Para mí fue un gran orgullo. De hechó ya estaba muy ilusionado con el estreno de la película en Estados Unidos a unas semanas de Halloween y a días de las elecciones generales. Digo que es una buena fecha para el estreno y, aparte, estaba muy contento porque en México nos fue muy bien en la taquilla. Me enorgullece que la Academia, los críticos, cineastas y la industria crean en la película”, indicó.

“Esta película es como una montaña rusa que te agarra y no te suelta. Es una experiencia muy desgastadora, pero a su vez habla de un tema que creo que es muy importante y lo estamos viendo en estas elecciones. El tema sobre el odio y a lo que puede llevar el odio”, señaló.

Reflexionó que “como sociedad es importante estar conscientes de que, si seguimos promoviendo tanto odio, tarde o temprano alguien va a halar el gatillo, como lo hace el villano de mi película”.

En esa línea detalló: “Quería que la película hablara en tiempo presente. Por eso sabemos muy poco del personaje de Jeffrey Dean Morgan (el villano), pero con unos pocos detalles que le aportó al personaje queda claro que es un personaje en una situación muy vulnerable, tanto económica como personal”.

“Como Jeffrey, es el sector de la sociedad que sigue bombardeada por estos discursos de odio de los políticos y de los medios que son empujados a jalar el gatillo”, sentenció en referencia a los discursos xenofóbicos del candidato presidencial del Partido Republicano, Donald Trump, contra los latinos.

Otro dato interesante es que se titula Desierto porque, para él, el lugar donde se rodaron las escenas cobra también cierto protagonismo.

“Pasé cuatro años buscando locaciones y encontré este desierto impresionante, pero, cuando llevé a mi equipo de producción, me querían matar porque es un desierto en medio de la nada.

Todos me preguntaban: ‘¿Por qué no podemos filmar más cerca del hotel?’. En ese sentido, el rodaje se volvió muy difícil. Había víboras y mucho calor, pero creo que valió la pena por los pisajes que se retratan; son muy interesantes”, destacó.

“Como (el personaje de) Jeffrey, es el sector de la sociedad que sigue bombardeada por estos discursos de odio de los políticos y de los medios que son empujados a halar el gatillo”. Jonás Cuarón, escritor, productor y director