“Solo la familia creada por Dios es lo único que ha funcionado o funcionará: un hombre y una mujer. Aun en la Roma antigua y en Grecia, donde proliferaba el homosexualismo, ellos nunca hicieron leyes para legalizar esas uniones homosexuales”.
José Antonio Flaquer, presidente del Grupo Acción Cristiana RD.

El materialismo y la pérdida de los valores y las virtudes de origen cristiano son los principales problemas que amenazan el bienestar de la familia, a juicio del presidente del Grupo Acción Cristiana RD.

En entrevista concedida a Metro, afirma que la ideología de género intenta presentar a la familia como la unión de personas “para el disfrute sexual y el individualismo” y no como una institución concebida para la procreación y la transmisión de la “visión divina”.  

¿Qué es la familia?

La familia es el núcleo social básico formado por individuos unidos por lazos de pareja, parentesco o filiación. Esta filiación puede ser por lazos sanguíneos (hijos naturales de ambos o uno de los de la pareja que convivan con ellos) o adopción.

La familia es una institución concebida en la mente de Dios para cumplir las funciones de procreación, protección y transmisión de los valores, mandatos y la cosmovisión del creador acerca del hombre, y su relación con Dios, y también sobre la relación del hombre con otros hombres y con la creación.

Estas parejas que conforman estas familias lo deben hacer con sus hijos y los hijos con las generaciones futuras que surjan de las familias que ellos formen: “Dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”, Génesis 2:24; “fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla…”, Génesis 1:28. La familia debería ser también un apoyo y soporte emocional a las parejas y sus hijos en un mundo caído y dañado por el pecado.

Con el paso de los años,  ¿ha cambiado en algo el concepto?
En esta nueva reingeniería social que presenta la ideología de género, la familia no es un núcleo cuyo fin es el descrito anteriormente de procreación y de transmisión de la visión divina a las generaciones posteriores, sino que ahora la familia se pretende concebir como un conglomerado de una o hasta varias parejas, unidos primariamente por el disfrute sexual o emocional de una o varias parejas, las cuales transmitirán a las generaciones futuras su cosmovisión, no la de Dios.

En esta cosmovisión el protagonista es el individuo, su placer y sus intereses egocentristas. Es un escenario en el que normalmente no aparece Dios, y cuando aparece es una caricatura de Dios.

¿Cuáles son los problemas que amenazan el bienestar de la familia dominicana actualmente?

Entre los principales problemas que amenazan el bienestar familiar se encuentran la pérdida de los valores y virtudes de origen cristiano, para dar lugar al individualismo y el hedonismo que atentan contra la cohesión del núcleo familiar.

...El materialismo rampante que ha trastocado los roles de las parejas. La mujer abandona su hogar y el cuidado de sus hijos, a veces sin necesidad, para poder tener mayores ingresos e ingresar al circuito de consumismo que arropa esta sociedad.

Los hijos son dejados en manos del servicio doméstico, aun en hogares de clase media que podrían con ciertos sacrificios tener la madre presente educando a sus hijos y velando por transmitir los valores y las mejores costumbres.

Lamentablemente, dejan esas joyas que son sus hijos en manos extrañas para poder adquirir las baratijas de esta sociedad consumista. En esto no incluyo a las madres que por reales necesidades económicas, un abandono de la pareja u otras circunstancias justificables como la muerte o enfermedad del cónyuge, tienen  que salir a trabajar para sostener esos hijos.

La socialización de la familia. Los estados han querido jugar un rol que no les corresponde y han copiado el modelo socialista en donde el Estado les dice a las familias cómo deben criar a sus hijos.

Gracias a Dios que en República Dominicana la Constitución nuestra dice claramente que la familia es la guardiana de sus hijos, y que es a ellos a quienes les corresponde la orientación moral y religiosa de los mismos.

Este sagrado principio deberá ser defendido con todas nuestras fuerzas, pues aun hoy hay quienes están intentando trastocarlo y convertirnos en una colonia más de la ideología de género.

En los últimos años se debate mucho en República Dominicana sobre la conformación de familia ¿Quiénes la integran? En esta pregunta entra un poco el tema de las orientaciones sexuales y los lazos afectivos.

En muchos países supuestamente  “avanzados” se están creando nuevos modelos de familia y experimentando con ellos, desde parejas homosexuales hasta parejas bisexuales pasando por conglomerados de parejas viviendo en un mismo techo, lo que se conoce como  el poliamor. Todo es válido ahora. 

La pregunta es si funcionará, y la respuesta es: no funcionará.  La razón es que solo la familia creada según Dios es lo único que ha funcionado y funcionará: un hombre y una mujer. Aun en la Roma antigua y en Grecia, sociedades avanzadas en su época y en donde proliferaba el homosexualismo que deterioró esas sociedades, ellos nunca hicieron leyes para legalizar esas uniones homosexuales.

Esta es una época única en donde el hombre está jugando a ser Dios y a experimentar con el núcleo familiar. Las consecuencias serán terribles, pero la propaganda del lobby LGBT promete que esto nos llevará a una sociedad de mayor felicidad y avance, y muchos incautos caerán en esa trampa.

La figura materna y paterna, ¿qué tan importante son en el desarrollo de un niño?

Las figuras paterna y materna son fundamentales en el desarrollo de un niño o una niña. Es en estas figuras que el niño aprende el rol que genéticamente y naturalmente tiene desde su concepción. 

La ideología de género dice que los roles son socialmente construidos, es decir yo puedo ignorar mi constitución natural y genética y aprender a ser diferente a lo que la naturaleza me dice que soy, o desaprender lo que yo creo que soy para convertirme en lo que quiero ser sexualmente. Claro que esta teoría no científica, absurda y contradictoria con el orden de la creación  no se sostiene racionalmente.

Pero si alguien acepta esto como verdad, entonces el rol del padre o de la madre no es importante pues yo puedo aprender y desaprender mi rol como lo hace un buen actor que se prepara para una escena.

No obstante, como esto no es verdad, es fundamental que el niño tenga un modelo delante que le diga cómo es que se debe comportar el padre o la madre y ver la diferencia de roles en su hogar y transmitir estos conceptos a generaciones futuras.

Los hogares ahora son desiertos donde los padres están ausentes. Se habla de que el Estado tiene que educar sexualmente a los hijos porque los padres no están presentes ni están educando a sus hijos en ésta área.

Los padres deben ser los tutores, guardianes, veladores, amigos, maestros y confidentes de sus hijos;  pero si no están presentes ellos buscarán a quien esté más cercano y sucede frecuentemente que estos no son los mejores consejeros.