No hay duda de que cuando se habla de los comienzos del reguetón, hay que mencionar a Jowell & Randy.

Y es que luego de darle la vuelta al mundo con el disco “Sobredoxis” el dúo boricua habló con Metro Puerto Rico sobre su carrera y lo que han aprendido durante estos 15 años de trayectoria.
Para “los más sueltos”, ahora es que se puso buena la cosa.  

Bueno, cuéntenme de lo que está pasando en sus carreras. Es otra etapa de Jowell & Randy. Venimos del disco “Sobredoxis”, con el que, gracias a Dios, viajamos a muchos lugares.

En nuestras presentaciones plasmamos los 15 años de carrera de Jowell & Randy, toda nuestra trayectoria. No  creemos  que los éxitos se dejan pa’ lo último... Tenemos música romántica y bailable. A Jowell & Randy siempre les han aceptado todo.

Dices que a Jowell & Randy les han aceptado todo. ¿Por qué?

–(Randy) No sé, magia. Te digo, hicimos rock una vez y lo aceptaron. Se pegó la salsa. (Nos aceptaron) con merengue, con electrónica, con reguetón… Nos hemos atrevido a hacer todos los ritmos, porque amamos eso (la música) y nos atrevemos a hacerlo. Somos bien competitivos y siempre hemos querido estar entre los mejores.

Quizás el atreverse y correr riesgos es la clave para poder estar por tanto tiempo en una industria tan competitiva…

—(Randy) Somos demasiado atrevidos y hemos hecho unos movimientos bien locos, pero, pues, nos han salido. (Ríe).

Y en estos 15 años, ¿qué es eso que me pueden decir que han aprendido?

—(Jowell) Yo creo que la enseñanza más grande de nosotros ha sido la tolerancia. Aprender a bregar con la gente que no piensa igual que nosotros. Esa gente que son amantes del merengue, amantes del rock, amantes de la salsa; nosotros sabemos recogerlos a todos y aceptar sus gustos y preferencias.

Pero esto es una cosa que es general con todo en el mundo.

No tiene que ver solo con los estilos de música, sino con las religiones, con el color, con las preferencias sexuales. Nosotros hemos tenido que aprender a bregar con todo el mundo. Nosotros somos amigos de los homosexuales, de los blancos, de los negros, de los chinos… No me importa si es una persona que está en la iglesia, porque vamos a una iglesia y la visitamos, igual vamos a la calle.

Hemos aprendido a tolerar la diferencia de criterios de la sociedad, y yo creo que esa ha sido la enseñanza más importante para nosotros, porque a lo mejor en el principio fuimos marginados. Y es irónico que unos chamaquitos que han sido marginados, que han sido tratados como si fuéramos diferentes de la sociedad, entremos con la mentalidad de no excluir a nadie.

Pero quizás el que hayan sido marginados se debe a que, cuando ustedes entran, el reguetón no era tan aceptado como ahora. Antes era una subcultura, ahora la mayoría escucha una canción de reguetón de vez en cuando

¿A qué creen que se deba que ahora mucha más gente lo escuche?

—(Randy) Los cantantes. Cada cual está por su esquina trabajando por su lado y han convertido al género en lo que es hoy día. Todos los jóvenes están contagiados con el género en todos los países, y ahora está creciendo mucho más.

Hay otra generación, que no somos nosotros, que está impulsando el género a otro nivel, y, como siempre digo en las entrevistas, ahora se puso buena la cosa. Aquello que decían que era moda, que tenía un sello, porque el género de verdad tiene un sello y todavía lo tiene, hoy sigue rompiendo y llegando a los premios.

Ya estamos en los Billboards. Cuando prendes la radio y lo que escuchas es reguetón. En Estados Unidos, en Colombia, en Chile, República Dominicana; yo quisiera que tú fueras a Argentina y vieras a esa gente cómo canta lo “underground” de nosotros. Aquí puede ser cafre, pero allá es un superpalo. Les gusta la jerga calle de acá. Al igual que a ti te encanta cómo hablan los colombianos.

Pues nosotros tenemos el flow, y ese flow que tienen los boricuas en el reguetón ha llevado esto a otro nivel. A la gente le encanta mucho. Nosotros somos isleños, somos como los jamaiquinos, pero hablamos español.

Hablas de esas generaciones que están subiendo. ¿Qué les dirían a los que quieren llegar a donde ustedes ya están?

—(Jowell) Que no se parezcan a nadie. Para que sobresalgan siempre, busquen ser diferentes, busquen no sonar parecido  a nadie, tengan mucha fe en sí mismos y sean perseverantes, porque eso es lo que nos ayudó a nosotros. Muchas veces cuando pensábamos rendirnos y decir “mira, ya no lo vamos a lograr”, pasaba algo, pasaba un milagro.

Si está para ti, está para ti. Cree en ti mismo, lucha mucho y no te parezcas a nadie.

Y un consejo bien crudo y bien triste que yo les digo a los talentos nuevos, pero es la realidad: que se busquen una persona que invierta dinero, porque en ese momento sin dinero es muy difícil trabajar.

Nosotros somos testigos de eso. Hemos visto cómo hemos tenido música buenísima y a veces por no irnos a repartir plata por ahí y hacer otras cosas hemos fallado. Los movimientos son con dinero hoy en día.

Te tengo que preguntar (a Randy), ¿cómo está tu salud?

—(Randy) Estoy bien. Me atacó el colesterol bien fuerte. (El problema) fue un 80 % de colesterol. Ya bajaron los niveles, gracias a Dios. Me tuvieron que poner una mallita, un catéter, y ya estoy bien; con medicamentos. (Es) una condición para toda la vida. Tengo que estar tomando pastillas.

Estuviste (Jowell) en la película Narcos P.R. ¿Estás cocinando alguito por ahí? ¿Vuelves al cine? ¿Qué planes tienes?

—(Jowell) A mí siempre me ha gustado el cine y siempre estoy abierto a proyectos, de hecho, estoy hablando como con dos productores diferentes para hacer cosas dentro y fuera de Puerto Rico, pero mi prioridad es Jowell & Randy y mi carrera en la música que amo.

Me encanta lo que estoy haciendo y en este momento tengo que aprovechar lo que está dando el dúo, que está en un momento riquísimo y a la misma vez contagiando a Randy, que le gustan también las películas.

Quisiera hacer una película con Randy que pudiéramos estar juntos plasmando quizás la historia de nosotros, una comedia, algo que la gente se disfrute. Me gustaría halar a Randy y que el próximo proyecto sea con él. Así que estamos viendo y analizando diferentes propuestas y guiones que nos están haciendo.

Hablas de plasmar la historia. ¿Qué es lo mejor de la historia de Jowell & Randy?

—(Randy) Es un chiste. Lo mejor son las aventuras, los viajes, las experiencias, las fotografías, los momentos inolvidables, todo lo que tenemos grabado, que eso nunca se va a olvidar.  Es interesante y es divertido; la hemos pasado bien.

—(Jowell) Y la lucha para llegar aquí. Este trayecto ha sido una aventura y ha habido muchos obstáculos en el camino. Ahora mismo nosotros podemos contarte anécdotas que tú dices “wow” y te ríes, porque, cuando nosotros estábamos empezando, fue bien fuerte.

Sin carro, pidiendo pon, quién nos lleva a cantar. Las cosas que había que hacer para treparse en una tarima, las cosas que había que hacer para llegar a una emisora y llevar un CD. Fueron muchas cosas que ahora uno las ve y se ríe. Pero qué bonito, porque en el principio de nuestra carrera nosotros habíamos hablado eso.

Cuando veíamos que estaba bien difícil la cosa y que decíamos: “Esto solo nos pasa a nosotros”, siempre nos mirábamos y uno de los dos decía: “Tranquilo, ya tú verás que después nos vamos a reír de esto”. Y es lo que está pasando hoy en día.