Con más de 13 artistas en escena, ilustraciones en movimiento y varias cámaras de video que reproducían en vivo, el astro de la música latina dominicana cerró el año por adelantado, como era de esperarse, por todo lo alto. A pesar del retraso por la lluvia que arropaba al Anfiteatro Altos de Chavón, la hora y media de descarga musical venció las gotas que caían del cielo.

Sus temas más emblemáticos fueron entonados por los presentes que ovacionaron cada palabra del artista. Un público internacional (españoles, mexicanos, colombianos…) bailó –o intentó- la bachata rosa con más sentimiento de la isla.

No faltaron las sorpresas, luego de anunciar que Jhonny Ventura se encontraba en Santiago, de inmediato entró a la cabina telefónica que amenizaba la tarima para llamar al merenguero. Acto que fue seguido por un video del caballo mayor, quien acompañó en directo a cantar a Juan Luis.

Y sí, de seguro ya lo vieron en las redes sociales, luego de una impecable demostración armónica y rítmica de la banda 440, en el acostumbrado solo de alguno de sus integrantes, usando camisa blanca y jeans pitillos salió Marck Antony entonando “Visa para un sueño”. El público de pie gritó a todo pulmón las estrofas de la famosa canción.

Los demás minutos del show se caracterizaron por los gritos, bailes y saltos de unos asistentes eufóricos que disfrutaron cada segundo de la presentación. Tras despedirse, por petición, regresó a escena para un popurrí de bachatas que finalizó con “Las Avispas” y el despliegue de juegos artificiales que coronaron un cierre sin desperdicios.