Julia Stiles tiene algo de qué presumir: Ella es el única actriz que ha estado en todas las películas de “Bourne” que cuentan con Matt Damon (que no sea el propio Matt Damon, obvio).

Su personaje ha cambiado mucho, demasiado. Cuando nos encontramos con ella en The Bourne Identity, Nicky Parson era una simple técnica que trabajaba para una parte sombría del gobierno.

En Ultimatum estaba huyendo con Bourne. Cuando nos reunimos con ella en el nuevo “Jason Bourne”, ella es esencialmente una Edward Snowden, en busca de filtrar archivos que expongan a la agencia corrupta.

La actriz, de 35 años, dice que las películas no son simples películas de acción, sino que unas que comentan sobre lo que está pasando en el mundo cargado de hoy.

Durante las cuatro películas en que ha estado, Nicky ha evolucionado de forma espectacular. Ha ido desde una simple agente a una radical.

Ella está radicalizada, pero está sola. Ella no es parte de un grupo. Ella está muy aislada, excepto cuando busca a su único aliado, Jason Bourne. Lo que me gustó de este tramo es que la participación de Nicky es muy diferente.

Ella es mucho más activa. Ella no está sólo para tomar órdenes o ser obediente o reactiva. Ella ha estado un poco en los bastidores hasta ahora. Yo pensaba que tuvo la pizarra en limpio después de que la dejamos en The Bourne Ultimatum, cuando la pusieron en un autobús y tuvo que pasar a la clandestinidad. En lugar de simplemente correr por su vida, ella está tratando de tomar el control y volverse muy rebelde y disidente.

Y ella no tiene, ni de forma remota, un interés amoroso, lo cual es inusual.

Absolutamente. Los dos personajes femeninos de esta película ni una sola vez se detienen en medio de la acción para meterse con el protagonista. Eso es muy diferente de este tipo de películas.

Personajes femeninos fuertes que no se definen por sus relaciones con los hombres parecen estar un poco más en aumento por estos días.

Es difícil para mí hablar de eso a gran escala. Esta película se compone de fuerzas creativas, que están bien informadas, de gente realmente inteligente, reflexivos, de conciencia. Pero yo creo que el clima está cambiando. El público ha expresado su interés en ver a otros tipos de papeles para las mujeres. Pero la verdad es que estoy un poco harta de la gente que niegue papeles para que las mujeres que sean la madre o la novia o la esposa. Esos aún pueden ser interesantes.

Las películas de Bourne suelen estar comprometidas con la política del día. ¿Qué crees que Jason Bourne está hablando sobre 2016?

Los personajes están luchando con haber dedicado su vida a una agencia y un gobierno que todos estamos cuestionando ahora.

El personaje de Tommy Lee Jones (uno de los altos mandos en la agencia clandestina) está en el otro lado de eso: Él piensa que el fin justifica los medios. Cuando leí por primera vez el guion me gustó cuando Nicky se reúne de nuevo con Jason Bourne y lo hacen en medio de un gran alboroto caótico, en un lugar muy volátil en el mundo.

Eso está basado en hechos reales que sucedieron. Estas películas tienen lugar en un mundo que es muy reconocible con lo que está pasando ahora.

Ha habido quejas sobre el cartel que muestra a Jason Bourne con una pistola. Pero no creo que estas películas sean películas normales de acción que simplemente glorifican la violencia.

La perspectiva de estas películas no es que las armas sean cool o que la violencia es algo machista e increíble. En realidad es todo lo contrario a eso. El personaje principal está luchando con su conciencia. Siente las repercusiones de lo que ha hecho en el pasado.