Kaitlin Olson es conocida por sus palabrotas. Durante 11 temporadas - con la duodécima en el camino, y una decimotercera y decimocuarta ya encargadas - ella ha interpretado a Sweet Dee, miembro del cuarteto terriblemente autocentrado en “It’s Always Sunny in Philadelphia.” Pero esa no es Olson.

En persona ella es una amorosa madre de dos (y casada con el creador y co-estrella de “Philadelphia” Rob McElhenney). Sabiendo eso, es un poco impactante que aparezca en “Buscando a Dory”, el último revolcón de Pixar, dándole voz a un tiburón ballena corto de vista que está increíblemente feliz de reunirse con la distraída pececita azul interpretada por Ellen DeGeneres.

Los actores que hacen cosas un poco más atrevidas a veces dicen que buscaron activamente realizar algo de niños, porque su objetivo era que sus hijos o sus sobrinos realmente fueran capaces de ver su trabajo. Al ser la madre de dos, ¿fue esa también tu idea?

-Este es sin duda lo primero que mis hijos han sido capaces de ver de lo que he hecho. Eso fue asombroso. Me gustaría hacer más películas de Pixar, o más películas de niños, siempre y cuando sean divertidas y buenas. Ciertamente hay algunas películas de niños que no estaría interesada en hacer [Risas].

Como fan de Pixar, ¿cómo es estar en el medio de esa máquina?

-La gran cosa acerca de hacer grabaciones de voz para estos chicos es que Andrew Stanton es un gran director de actores. Él puede actuar muy bien. Cuando estás leyendo con él realmente se siente como si estuvieras trabajando con otro actor. Eso es poco común. Te da la libertad para relajarte en ello.

Estoy muy acostumbrada a trabajar con actores. No estoy acostumbrada a ponerme de pie allí y decir mis líneas una y otra vez. Él lo hace sentir como si estuvieras realmente en una escena con alguien.

Has interpretado un montón de personajes sucios y desagradables. Pero aquí interpretas a alguien que es muy, muy agradable y dulce.

-El personaje no comenzó siendo amoroso. Estos personajes toman muchas formas diferentes antes de que aterrizan en algo. Así que empecé como una especie de némesis de Dory. Pude hacer un montón de eso en el principio. Pero luego cambió lentamente. Se dieron cuenta de que Dory necesitaba apoyo, y querían que esta idea de familia fuera lo que uno crea, y si uno no tiene una familia puede crear una uno mismo. Así que tuve que estar de su lado. Y ella se fue poniendo más y más agradable. Fue divertido interpretar a alguien agradable. Estoy acostumbrada a papeles de pesada. Es harto trabajo ser agradable [Risas].

Pareces una persona agradable.

Es broma, soy una persona agradable. Conocí a alguien el otro día que dijo: “Wow, ¡esperaba que fueras realmente pesada!” Porque Sweet Dee es tan pesada. Y yo estaba como, [pone una voz tímida] “No, soy amorosa!”

Interpretas a otro personaje pesado en el próxim0 programa “The Mick.”

Es un personaje muy diferente al de Sweet Dee. Pero sin duda es un poco desagradable.

“It’s Always Sunny in Philadelphia” es un programa de ensamble. ¿Cómo te has sentido interpretando el liderato en solitario?

En teoría era intimidante, porque si no funcionaba caía todo en mí. Pero cuando estábamos filmando me estaba divirtiendo mucho. Es un papel en que me siento muy cómoda.

Yo no estaba nerviosa en absoluto. Estaba muy segura de que era divertido y estaba resultando ser exactamente lo que me había imaginado. Mira, si le va salvajemente mal todo caerá en mí. [Risas] Siempre y cuando esté feliz con él, estoy bien, si no le va muy bien. No estoy avergonzada por ello de ninguna manera. Estoy muy emocionada. Esperemos que le vaya bien, entonces tomaré todo el crédito.