Día de la Madre es una comedia ligera, al igual que otras películas de fiestas de Garry Marshall (Día de San Valentín y Fin de Año). Pero por lo menos en la historia protagonizada por Kate Hudson se coquetea con algo más. La actriz, de 37 años interpreta a una mujer cuyos padres son tan conservadores y republicanos que nunca les contó que se casó con un hombre indio (Aasif Mandvi) –o que su hermana se casó con otra mujer–. Hudson, que trabajó con Marshall en el 2004 con Raising Helen, habla de la forma en que él ligeramente toca temas sobre los dolores (y alegrías) de los medios de comunicación social.

En primer lugar, te quería preguntar acerca de tu medio hermano, Wyatt Russell, que está fantástico en Everybody Wants Some!!

¡Sí! ¡Él es el mejor! (Risas) ¡Estoy tan orgullosa! Pero si uno crece con alguien, de cierta forma ya lo sabes. Wyatt era un jugador de hockey, pero en el fondo yo siempre sabía que iba a actuar. Incluso cuando dijo: “Oh, nunca voy a hacer eso”, sabía que estaba en él. Recuerdo ir a ver sus pequeñas obras de teatro (cuando él era un niño). Estaba haciendo Oliver Twist y él era el Artful Dodger. Nadie en nuestra familia sabía que había estado practicando este acento cockney. Él salió al escenario, se quitó el sombrero y dijo: “Aló, yo soy el Artful Dodger”. Y nos dijimos, “¿Qué ha pasado?” Era tan encantador. Él tiene algo muy especial y muy natural.

Has trabajado con Garry Marshall antes. Parece que sus sets son lugares muy divertidos.

Ese es Garry. Tiene 81 y todavía está haciendo películas. Le encanta hacer películas. Él crea una experiencia real de familia, lo que hace que sea un momento de diversión muy relajado. Quiere que sea agradable. No le gustan las complicaciones; no le gusta el conflicto. Hace un tipo particular de película, y no va a reinventar la rueda. Una vez me dijo: “No siempre se trata de hacer reír. A veces es simplemente agradable hacerlos sonreír”. Él sólo quiere que la gente sea feliz, y él es de la misma manera en sus sets.

Aún así, la trama secundaria cuenta con un asunto de actualidad acerca de los padres de Texas y su miedo a las parejas interraciales y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Cuando lo leí, pensé, “Garry está tocando algunos temas aquí, ¡me gusta!”. (Risas). Pero lo hace de una manera muy Garry Marshall. Toca asuntos muy serios que necesitan ser abordados. Pero lo de Garry tiene que ver con la esperanza, el optimismo. Tiene la esperanza de que la gente pueda llegar a una comprensión y perdón en ambos lados. Él lo hace sobre la familia y lo que es aceptar y amarnos unos a otros. Eso es lo que es Garry.

Estos días normalmente nos centramos en los fanatismos de las personas.

Es increíblemente rampante. Lo ves en todas partes. Recuerdo cuando publiqué sobre que el matrimonio del mismo sexo se había legalizado en todo el país. Fue sorprendente ver los comentarios que surgieron de la publicación. Fue horrible. Es increíble que eso todavía exista. Pero a veces pienso que ahí es donde los medios de comunicación social son buenos, porque lo ves. Todavía está allí; ni se te ocurra pensar que no. El matrimonio gay es un diálogo que debe ser discutido constantemente.

Como una persona que no es famosa no puedo imaginar lo que se siente al ser famoso en las redes sociales.

(Risas) Me encantan los medios sociales. Uno puede simplemente bloquear a todo el mundo. Todo ese asunto de “no bloquear”, yo digo, que se vayan a la mi...da, los voy a bloquear a todos. No necesito eso. ¿Quién lo necesita? Eres un idiota, te alienas a ti mismo. ¡Adiós!

Cada vez que veo una película de reparto como ésta siempre pienso en Robert Altman, que era el rey de ellos. ¿Nos puedes hablar de tus recuerdos de estar en su película Dr. T. and the Women?

Me encanta que hayas preguntado eso. Esa es una de las experiencias favoritas que he tenido. Es uno de mis directores favoritos. Yo solía llamarlo “abuelo.” Lo recuerdo hablando sobre lo que era su trabajo como director. Decía que él tenía un lienzo y los actores eran los colores. Él dijo: “Tú eres el amarillo, y Laura (Dern) es rojo y Liv (Tyler) es el morado. Yo no puedo hacer que ese amarillo sea vibrante. Tu trabajo es crear ese color”. Él sólo te dejaba ir, a encontrar cosas.

Era otro como Garry, donde los sets eran como estar en familia. Todo el mundo estaba involucrado, todos estaban invitados a las reuniones diarias. Las reuniones eran siempre una fiesta. Amaba el elemento social de que todos estamos creando algo juntos.