¿La razón? La producción del reality show desea proteger a Kim