Kim Kardashian no está conforme con lo que tiene.

En un breve adelanto del próximo capítulo de "Keeping Up With The Kardashians", la socialité confesó que quedó muy sorprendida la primera vez que vio el cuerpo de su padrastro, Caitlyn Jenner.

La madre de North West admitió que hasta le dieron ganas de entrar al quirófano para retocar sus atributos después de comprobar el excelente trabajo que habían hecho los cirujanos con las curvas de Caitlyn, conocida como Bruce antes de su transición.

"Fui al reportaje de Caitlyn. Estaba guapa, muy guapa de verdad. Estaba con ella en el vestidor y tenía que cambiarse y me dijo que podía quedarme. Se quitó la camiseta y sus boobs eran como los de Kourtney la primera vez que se los operó. En serio, hizo que me dieran ganas de operármelas yo también", admite ante Khloé.

Tras escuchar las declaraciones de su hermana, Khloé pregunta impactada: "¿Pero se ha puesto implantes de verdad? ¿Grandes?". A lo que Kim añade: "Unos grandes, sí, como una copa C".