Los delincuentes invadieron el departamento donde Kim se hospedaba para la Semana de la Moda. Se robaron millones de dólares en joyas además ataron a la estrella televisiva.