Kim Kardashian se encuentra una vez más en el ojo público, pero esta vez no es por quitarse la ropa en Instagram.

La Administración de Alimentos y Medicamentos acusó a la socialité de haber violado las leyes federales al publicitar algunos medicamentos en sus redes sociales, según la página web de la FDA.

A través de varias publicaciones, la esposa de Kanye West contó a su seguidores su experiencia con su segundo embarazo. Asimismo, promocionaba unas pastillas llamadas "Diclegis", aparentemente recomendadas por su médico. Al final de sus comentarios incluyó el link del medicamento.

De esta forma, la FDA acusa a Kim Kardashian de no publicar los efectos secundarios del medicamento como son: la somnolencia, además de que se prohíbe su combinación con alcohol, analgésicos y otras pastillas.

Cabe mencionar que después de la llamada de atención de la FDA, las publicaciones de Kim Kardashian fueron eliminadas de todas sus redes sociales.