Algunos pueden ser demasiado jóvenes para acordarse de Maya, la pequeña abeja que abandona su colmena para descubrir el mundo exterior, y que endulzó la vida de muchos de quienes hoy tienen entre 30 y 40 años. 

La cinta, coproducción germano australiana, comienza con el nacimiento de Maya para  permitir que los espectadores jóvenes y mayores experimenten cómo Maya se convierte en la abeja inusual y entrañable que cuenta con innumerables fans en todo el mundo. 

En el corazón de la historia de Maya está su carácter efervescente: ella es una increíble e inspiradora heroína, que, a pesar de todos los problemas que se enfrenta al vivir en el mundo de los insectos, sigue siendo amable, abierta y entusiasta hacia quien conoce. Mantenerse fiel a este personaje muy querido era el objetivo creativo para los miembros de los equipos alemanes y australianos, quienes obviamente no crecieron con Maya como parte del patrimonio de la cultura popular.

El director Alexs Stadermann entra en detalles describiendo a los personajes Maya: “Maya es el punto central y el corazón de la película. Ella tiene la capacidad de maravillarse de forma infantil y un entusiasmo inquebrantable por todo lo del mundo –puede conmoverse por la belleza del mundo tanto que puede derramar una lágrima a causa de ello–.

Pero Maya es también individualista, no necesariamente siempre obedece las reglas que los adultos han establecido, por lo que siempre termina con el hecho de que Maya hace las cosas a su manera sorprendente. Alrededor del mundo, los niños pueden identificarse con este personaje, y por tanto, simpatizar con sus preocupaciones y aflicciones”.

El conflicto y las tensiones de la historia vienen directamente del personaje de Maya, afirma Stadermann. “Los niños tratan de ser independientes y, de vez en cuando, también quieren el confort, soporte y seguridad ofrecida por la familia ante quienes, a veces, se rebelan. Este es un motivo que existe en todas las eras”.

De un libro a estrella mundial en el cine

1.- Nació en un libro hace 103 años

El legado de la Abeja Maya comenzó en 1912 cuando su creador Walden Bonsels escribió Las aventuras de la abeja Maya, publicado por Schuster & Loffle, editorial basada en Berlin. El libro se convirtió en un éxito de la noche a la mañana, tanto en Alemania como en el extranjero. 

2.- Llega en 1975 a la televisión

Producida por la compañía japonesa Nippon Animation, con la colaboración de la compañía alemana Zweites Deutsches Fernsehen (ZDF) y de la austriaca Österreichischer Rundfunk (ORF), la serie cuenta con 52 episodios y fue emitida por primera vez en Japón entre abril de 1975 y abril de 1976 por la cadena TV Asahi.

3.- Se renueva en 3D en 2013

Hace tan sólo dos años llegó a los televisores un remake de la serie original, pero adaptada al siglo XXI. Maya y su amigo Willi ya vuelan de flor en flor en tres dimensiones. Nintendo también lanzó un videojuego de la traviesa abeja.