La adaptación al cine de la novela Bodas de sangre de Federico García Lorca, llamada La novia, competía en 12 categorías de la edición 30 de Los Premios Goya, 2016, pero al iniciar la madrugada de este domingo solo logró dos estatuillas de la gala, “coronándose” como la gran perdedora del certamen.

La novia, dirigida por Paula Ortíz, se veía como favorita desde que se anunciaran el pasado diciembre las nominaciones, en las que competía como mejor película con los filmes Nadie quiere la noche que contaba con 10 nombramientos y de los cuales ganó cuatro; A cambio de nada con seis aspiraciones, de las que logró dos; Un día perfecto, que aspiraba a siete y recibió uno, y Truman que, compitiendo en seis renglones, se alzó como la gran ganadora de la noche, con cinco estatuillas.

Truman es un perro. La película recoge la historia de Julián (el actor argentino Ricardo Darín), quien al conocer que pronto morirá decide buscar quién adopte a su mascota, construyendo una interesante comedia dramática junto a los actores Javier Cámara y Dolores Fonzi.

 De las seis nominaciones, Truman consiguió mejor película, mejor dirección, mejor actor principal, mejor actor de reparto y mejor guion original.

A la gala, celebrada en el Hotel Auditorium de Madrid, asistieron figuras como el escritor -recién galardonado en República Dominicana- Mario Vargas Llosa, quien se presentó al máximo evento del cine español con su actual pareja Isabel Presley; Joan Manuel Serrat, Javier Bardem y Penelope Cruz, el cantante Pablo Alborán y los políticos Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera.